El Laboratorio de Señalización y Mecanismos Adaptativos en Tripanosomátidos del Instituto de Investigaciones en Ingeniería Genética y Biología Molecular “Dr. Héctor N. Torres” (INGEBI, CONICET) recibió un subsidio internacional correspondiente al “Joint Canadá-Israel Health Research Program” el cual es financiado por el Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (IDRC, por sus siglas en inglés) de Canadá, la Fundación de Ciencias de Israel (ISF, por sus siglas en inglés), la Fundación Azrieli y los Institutos Canadienses de Investigación en Salud (CIHR, por sus siglas en inglés) para la investigación y desarrollo de nuevos fármacos para combatir la enfermedad de Chagas. El proyecto se titula: “Therapeutic peptides for Chagas disease: a new approach to cardiovascular diseases”.

El investigador del CONICET y director del Laboratorio, Guillermo Daniel Alonso manifestó su alegría inmediata al ser notificado y la compartió con su equipo de trabajo. “Nos enorgullece este reconocimiento internacional y la posibilidad de participar de proyectos desafiantes colaborando con reconocidos laboratorios del exterior, indudablemente es un crecimiento profesional”, expresó.

Una de las principales fortalezas del proyecto es que integra el trabajo y experiencia del laboratorio argentino con dos laboratorios: “Protein-Protein Interactions”, Faculty of Medicine, Bar-Ilan University de Israel y el laboratorio del Institute of Parasitology, McGill University de Canadá. “Esta interacción no solo es esencial para el desarrollo del proyecto, sino que también permite la transferencia de conocimiento entre los distintos grupos de investigación y además mediante reuniones periódicas y visitas a los respectivos centros permite que se vivan experiencias que indudablemente serán muy valiosas en la formación de los investigadores más jóvenes”, aseguró Alonso.

El proyecto tiene un periodo de trabajo de cuatro años y su gran desafío es llegar a completar todos los objetivos iniciando por un proceso de identificación de un compuesto activo, luego viene la validación de dicho compuesto sobre el blanco terapéutico para el cual fue diseñado y finalmente llega hasta la evaluación de la eficacia de los compuestos seleccionados sobre modelos de Chagas agudo y crónico en ratones.

De esta manera, el INGEBI continúa fortaleciendo las capacidades y la calidad de investigación en biomedicina y salud global. “Este es un mérito compartido, todo logro en ciencia siempre es un logro colectivo. Es por eso que quiero destacar el excelente desempeño y el gran esfuerzo que hacen día a día para que el laboratorio avance, los investigadores e investigadoras jóvenes -que transitan sus posdoctorados y doctorados-; y las y los estudiantes de grado. Para ser justo los logros también se deben celebrar con quienes nos han formado, ellos también tienen su crédito y mi eterno agradecimiento”, concluyó el investigador.