Pasión de multitudes,  además de ser un producto 100% natural, la yerba mate no tiene grasas, es muy baja en calorías y sodio y protege la función cardiovascular al reducir la presión sanguínea. Además, ayuda al descenso de colesterol y triglicéridos y a prevenir la diabetes. A estas conclusiones llegaron investigadores de la Universidad de Maza, de la provincia de Mendoza.

Tras una primera etapa de trabajos acerca de la yerba mate desarrollados en la década del ‘90, en 2011 profesionales de la casa de altos estudios cuyana encontraron de forma casual que la bebida descendía el colesterol. El dato tuvo mucha repercusión y en los años siguientes se investigó su efecto en la reducción del colesterol LDL (“malo”) y los triglicéridos, así como en el descenso de peso y de masa grasa en comparación con el agua.

Estos aportes motivaron la creación del área Mate y Salud dentro del Instituto Nacional de Yerba Mate (INYM), donde se llevaron adelante estudios que fueron encontrando y difundiendo nuevos beneficios de la yerba mate (Ilex paraguariensis).

“Había algunas investigaciones en ratas, pero no en humanos de forma directa e intervencional. Nuestro análisis fue pionero en ese aspecto y lo ha sido hasta el día de hoy ya que la mayoría son en líneas celulares o animales”, explica a Argentina Investiga el bioquímico Rafael Pérez Elizalde.

Las ventajas más importantes

A través de estos trabajos realizados en Mendoza y otros en distintos puntos de la Argentina y Uruguay se han producido diversos descubrimientos que ponen en valor este producto tan querido en el sur del Continente.

  • Es un producto 100% natural, no tiene grasas y es muy bajo en calorías y sodio.
  • Protege la función cardiovascular: reduce la presión sanguínea y ayuda al descenso de colesterol y triglicéridos.
  • Ayuda al descenso de peso y a prevenir la diabetes.
  • Contiene variadas vitaminas, principalmente B1 y B6, aunque también de los complejos A y C.
  • Posee diversos minerales como calcio, fósforo, sodio y potasio, pero principalmente magnesio y hierro.
  • Tiene propiedades antioxidantes (90% más que el té verde).
  • Incrementa los niveles de energía y mejora la concentración, sin causar dolores de cabeza y nervios.
  • Podría incidir positivamente en enfermedades como cáncer y Parkinson (ha disminuido el temblor en pacientes animales).

Curiosidad, interés y mucho más

Que los referentes de distintos ámbitos, sobre todo el deportivo, se hayan mostrado en sus redes consumiendo el producto ha hecho que el interés por este crezca; pero esto no responde a la simple inquietud de ver de qué se trata, sino también al respaldo que generaron las publicaciones científicas en revistas de referato internacional.

“Un ejemplo claro se manifiesta en un país vecino como Chile, que antes no tenía casi yerba, mate, ni bombillas y ahora dispone de abundantes opciones”, subraya Pérez Elizalde.

Creencias erróneas y dudas importantes

¿Debe tomarse amargo? No necesariamente, pero… Esta es la forma tradicional de tomarlo, la más sana para nuestro organismo y que deja percibir el sabor original. Sucede que como esta bebida se consume mucho, si se incorpora azúcar se corre el riesgo de ingerir grandes cantidades. Este es un problema importante por los actuales índices de sobrepeso y obesidad. Así que sí, lo mejor es amargo o, en todo caso, edulcorado.

¿Causa cáncer? No. La infusión en sí no puede incidir en la enfermedad. El problema sería el exceso de temperatura en el agua. La Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC), dependencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS), sostiene que la exposición de las células a temperaturas mayores a los 65 °C puede ser perjudicial para la salud. De igual manera, un estudio realizado en la Universidad de Misiones reveló que, en mates cebados tradicionalmente, con temperaturas de agua entre 70 y 90º, al llegar a la boca esta nunca superaba los 58º.

¿Puede causar problemas gastrointestinales? No. El producto no produce úlceras gástricas, ni acidez, a pesar de que se consuma asiduamente. En cambio, si un paciente ya tiene instalada alguna patología de ese tipo por otra causa, sí podrían estimularse algunos síntomas. En ese caso podría optarse por disminuir su consumo o por yerbas más suaves y tolerables.

¿Puede generar osteoporosis a corto o largo plazo en mujeres adultas? En un momento se había instalado el mito de que consumir prolongadamente la bebida podría estimular dicha enfermedad. Un estudio realizado en Rosario demostró que eran dos aspectos independientes y que no había incidencia. De hecho, tendría un efecto positivo sobre la densidad mineral ósea, ayudando a los individuos a perder menos calcio.

Fuente: argentinainvestiga.edu.ar