El consumo nocivo de alcohol es el principal factor de riesgo de muerte prematura y discapacidad en personas de 15 a 49 años, de todos los tipos de violencia, principalmente doméstica, en la producción de lesiones intencionales (suicidio, violencia interpersonal) y no intencionales (siniestros viales, ahogamientos, quemaduras, envenenamientos y caídas).

El director Nacional de Abordaje Integral de Enfermedades No Transmisibles (DNAIENT) del Ministerio de Salud de la Nación Argentina, Nicolás Haeberer, señaló la importancia de instalar la problemática del consumo nocivo de alcohol desde una perspectiva que deje de apuntar a las personas individualmente. Y en ese sentido, remarcó que “tenemos que pensar políticas de entornos, dejar de culpar un poco a las personas y empezar a legislar sobre la publicidad, el patrocinio de las bebidas alcohólicas que es gravísimo y preocupante”. Las declaraciones se dieron en el marco de un encuentro de referentes provinciales de Salud de todo el país. 

Por su parte, la coordinadora del Programa Nacional de Prevención y Lucha Contra el Consumo Excesivo de Alcohol, Débora Duffy, dijo que «los datos epidemiológicos muestran que la región de las Américas posee el segundo nivel de consumo luego de Europa y, dentro de la región, Argentina está en el segundo lugar con un nivel de consumo per cápita de 9,88 litros. Consumir alcohol no es solo una decisión individual, sino que está influenciada por las condiciones y circunstancias en las que la gente vive, por ello se requiere de un cambio de paradigma en el que se incorporen las políticas poblacionales de prevención y promoción que regulen el producto y el entorno haciendo menos accesibles y asequibles las bebidas con alcohol”.

Durante el encuentro, algunas provincias y municipios compartieron sus experiencias acerca de las distintas legislaciones que actualmente regulan la producción y el consumo de alcohol. Se abordaron dificultades y potencialidades y la necesidad de avanzar en una legislación integral.

A su turno, Sebastián Laspiur, consultor de Enfermedades No Transmisibles y factores de riesgo de OPS/OMS en Argentina, señaló que “este es un día muy importante en donde todos los países están realizando actividades y poniendo valor a la causa. Es una problemática que estamos perdiendo en todos los países. La región de las Américas está en un 40% más de consumo que el resto del mundo”.

Según datos de la OMS, en nuestro país se consumen anualmente 9,8 litros de alcohol puro per cápita con proyecciones que indican un aumento para el año 2025. Además, a partir de los datos de la Encuesta Mundial de Salud Escolar (EMSE) 2018, el 54% de los adolescentes de 13 a 17 bebió alcohol en los últimos 30 días, y 7 de cada 10 compraron bebidas alcohólicas en los últimos 30 días, pese a la prohibición de venta a menores que establece la ley.

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación