Puratich, que fue convocado en el mes de septiembre por la ministra Carla Vizzotti detalla que tiene a su cargo tres direcciones nacionales, que corresponden a los tres ejes sobre los que se trabajan: “la Dirección Nacional de Integración de Sistemas, a cargo del desarrollo de la política para ejecutar una integración de los distintos subsistemas; la Dirección Nacional de Sistemas de Salud, que abarca la salud digital y su entorno informático y por último, la Dirección de Atención Primaria de la Salud”, y señala que “en las tres áreas hay muchísimo por hacer para garantizar el acceso a la salud”. 

Estamos trabajando en un Plan Nacional de Atención Primaria de la Salud, cuya principal estrategia es que sea realmente federal. Este Plan propone a la cartera nacional como eje rector, para luego darle la libertad a cada una de las jurisdicciones para que lo implementen de acuerdo a su idiosincrasia, recursos y posibilidades. Tenemos conformada una primera estructura y cada una de las provincias también hará sus aportes”, explica el funcionario. 

Territorialidad 

La federalización de las estrategias sanitarias es uno de los puntos que subraya con énfasis en el recurso humano y las posibilidades de acciones de cada una de las jurisdicciones.”No sirve bajar productos enlatados desde el Ministerio,por eso es necesario cambiar este enfoque, para que sea más activa la participación, que sin duda dará como resultado que el Plan sea más efectivo” explica y ejemplifica: “Hay provincias donde el 80 por ciento de la población se atiende en la pública que contrasta por ejemplo, con la ciudad de Buenos Aires, con un alto porcentaje de salud privada. Por eso es necesario poner la mirada en las necesidades de cada una de las jurisdicciones”: Al mismo tiempo, advierte que “también es una forma de ordenar los recursos. Todos estamos trabajando en lo mismo, a distinto ritmo e invirtiendo mucho. Falta ordenarlos y estamos en ese proceso”. 

Uno de los datos relevantes es la realización de más de 70 reuniones del COFESA (Consejo Federal de Salud) estos últimos tres años, “un logro muy importante que hay que resaltar porque hay muchas ideas superadoras que llegan desde provincias periféricas”. “Si no tenemos en cuenta el federalismo y las acciones que se están llevando adelante en cada una de las provincias en pos de la integración, vamos a ir a un fracaso como sistema y si bien hay una gran visión general, es necesario ordenarla para proyectarla. Y ese es el rol del Ministerio”, subraya. 

Reforma del Sistema de Salud

“La reforma del sistema está en camino y se vienen haciendo muchas cosas que no se terminan de visibilizar. En general, lo primero que se piensa cuando hablamos de integración, es en el financiamiento. Y si bien es una parte importante del debate, no puede ser un impedimento para llevar adelante acciones que puedan avanzar hacia la integración”, explica el funcionario y adelanta que, desde el Ministerio, se está desarrollando junto a la Universidad del Centro un convenio sobre la Historia Clínica de Salud Integrada. 

“Tener una historia clínica interoperable, que se puedan otorgar credenciales a los sistemas público y privado, ir sumando jurisdicciones, -hoy ya son siete y se van a sumar dos más próximamente-, es una forma de empezar a integrar los sistemas”. 

Calidad 

Puratich señaló que el tema de la Calidad es un punto relevante y se manifiesta en la implementación del Programa Nacional de Calidad. “Hay instituciones privadas de todo el país que reciben, a través del Programa FESCAS, un aporte económico, pero con condiciones. Una de ellas requiere que las organizaciones evalúen su sistema de calidad para ver dónde están parados y si cumplen los requisitos, continúan recibiendo el aporte”.  

Consenso

“El consenso sobre una política sanitaria tiene que darse independientemente de las políticas partidarias. Bajo este paraguas, esté quien esté, hay un camino marcado” sostiene y refiere que es necesario “establecer planes estratégicos que permanezcan en el tiempo y tengan continuidad. Las políticas públicas no son partidarias, son sanitarias. Ojalá todos tengamos la madurez para poder tener en cuenta lo que se hace bien, lo que genera calidad y acceso a la salud y se puedan sostener independientemente del color político del gobierno”. 

Fuente: Femecon