Investigan alternativas terapéuticas para inhibir el progreso de la endometriosis

La Endometriosis es una enfermedad ginecológica debilitante y progresiva. Investigadores/as de la UNSL y de instituciones científicas nacionales e internacionales trabajan em conjunto en la búsqueda de opciones terapéuticas innovadoras, haciendo foco en los principales procesos que favorecen su progresión.

24

La doctora Marilina Casais, investigadora de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL) y del Conicet, dirige un proyecto de investigación vinculado a la terapia contra la endometriosis (EDT), el cual obtuvo un financiamiento que supera los cuatro millones y medio de pesos, proveniente de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación a través del Fondo para la Investigación Científica y Tecnológica (FONCyT).

El proyecto se llama “Estetrol y Tetratiomolibdato de Amonio en la terapia contra la Endometriosis: efectos y mecanismos”, y lo desarrollan en el Laboratorio de Biología de la Reproducción de la UNSL.

La investigadora de la Universidad Nacional de San Luis UNSL, Marilina Casais (centro) junto a su equipo de trabajo.

La científica sostuvo que en la actualidad no existe cura para esta patología proliferativa que se caracteriza por el crecimiento del tejido tipo endometrial fuera del útero; provoca dolor, infertilidad y puede predisponer a cáncer epitelial de ovario (CEO). Su prevalencia se estima entre un 6% a un 15% en mujeres en edad reproductiva y hasta en un 35% a un 50% de las mujeres que presentan infertilidad, lo que equivaldría a más de un millón de pacientes en la República Argentina.

“El impacto del proyecto radica en ofrecer alternativas terapéuticas, hormonales y no hormonales, que inhiban el progreso de la endometriosis y su predisposición a desarrollar cáncer epitelial de ovario”, explicó a Argentina Investiga la doctora Casais.

Respecto de los procesos que los/as científicos/as abordarán, y las alternativas terapéuticas que se proponen, la experta manifestó: “La enfermedad prospera de manera dependiente de estradiol (E2), por lo que nosotros proponemos el uso de estetrol (E4), un modulador selectivo de los receptores de estrógenos destinado a antagonizar los efectos de E2 endógeno”.

Por otra parte, sostuvo que en pacientes se ha encontrado Cobre (Cu) sérico elevado, y “nosotros proponemos el uso de tetratiomolibdato de amonio (TM) un quelante de Cu, para reducir los niveles de Cu (…) En pacientes se relaciona estadios severos de Endometriosis con desbalance en el sistema TNF. Al respecto, hemos demostrado en un modelo murino de EDT, correlación positiva entre volumen de los implantes y E2 y Cu y agravamiento de la patología por la deficiencia de TNFRp55 (KO). Por lo que seguiremos estudiando si la EDT, agravada por el desbalance del sistema TNF, es factor de riesgo de CEO y se valorará si las terapias propuestas atenúan la progresión de la EDT exacerbada y su consecuente impacto sobre el ovario”, explicó la científica.

El proyecto es multi e interdisciplinario y participan investigadores/as bioquímico/as, biólogos/as moleculares, con orientaciones en endocrinología, inmunología y oncología; además por médicos ginecólogos, cirujanos laparoscopistas en ginecología de alta complejidad, y especialistas en endometriosis; y por un químico, especialista en análisis de trazas y especiación elemental.

“Nos motivó presentarnos a la convocatoria PICT 2020, el hecho de contar con un grupo humano y de investigación consolidado, el tener resultados originales previos publicados y preliminares muy alentadores, el haber forjado vínculos sólidos con expertos tanto a nivel nacional como internacional, la necesidad de lograr subsidios para financiar nuestras investigaciones y, por sobre todas las cosas, el compromiso que tenemos para con esta patología tan enigmática, multifactorial y compleja, que nos desafía cada día” dijo la científica.

Las tareas se articulan entre el Laboratorio de Biología de la Reproducción, el Laboratorio de Endocrinología Ginecológica Celular y Molecular del Departamento de Medicina Clínica y Experimental de la Universidad de Pisa (Italia), el Hospital Santa Chiara de la Universidad de Pisa (AUOP), (Italia), el Laboratorio de Microambiente Tumoral (Conicet-UNNOBA), el Laboratorio de Investigación en Cáncer de Ovario de la Facultad de Medicina de la Universidad de McGill (Canadá) y el Instituto de Química de San Luis.

Con los fondos recibidos se prevé comprar insumos y consumibles necesarios para el desarrollo de los objetivos propuestos; la adquisición de bibliografía específica que no esté disponible en la biblioteca de la UNSL; para gastos de publicación de trabajos en congresos y revistas internacionales; gastos de servicio técnico especializado; viajes y viáticos para por lo menos un integrante del grupo para estancia en el exterior (Canadá y/o Italia), y compra de equipamiento.

Fuente: Fabiola Gisel Aranda – Área de Prensa Institucional – Universidad Nacional de San Luis