Ley de Cannabis Medicinal y Cáñamo Industrial

“La promulgación de la Ley abre un camino para continuar trabajando en investigación y docencia contribuyendo desde el conocimiento en crear las mejores condiciones para el uso del cannabis medicinal con calidad y accesibilidad” (Silvia Kochen, CONICET).

13

En un acto encabezado por el Presidente de la Nación Alberto Fernández, celebrado en el Salón Mujeres Argentinas del Bicentenario de la Casa de Gobierno, se promulgó la Ley de Cannabis Medicinal y Cáñamo Industrial. Esta ley promueve la investigación científica de la planta y sus derivados, estableciendo las bases para su desarrollo productivo, garantizando y promoviendo el cuidado integral de la salud. Estuvieron presentes durante el encuentro el vicepresidente de Asuntos Científicos del CONICET Mario Pecheny, impulsor de la Red de Cannabis Medicinal (RACME) del CONICET, y la investigadora del CONICET Silvia Kochen, coordinadora de dicha Red. Cabe destacar que la RACME se constituyó, desde su conformación en 2019, en un actor clave en el camino hacia la promulgación de esta ley, con un trabajo sostenido en los aspectos científicos en torno al cannabis medicinal.

“Estamos poniendo en marcha una ley que fue el resultado de un gran consenso. Detrás de esta ley va a haber una industria que produzca, que dé trabajo, que traiga dólares, pero fundamentalmente que sane”, señaló Fernández durante el acto.  “Empezamos a escuchar a unas madres que con el cannabis hacían aceite, que hacían a sus hijos la vida más llevadera”, destacó el Jefe de Estado. Y agregó: “Comenzamos a prestar atención y hoy estamos ganando otra batalla contra la hipocresía”.

“La promulgación de la Ley abre un camino para continuar trabajando en investigación y docencia contribuyendo desde el conocimiento en crear las mejores condiciones para el uso del cannabis medicinal con calidad y accesibilidad”, indicó por su parte Kochen, sentada en la primera fila durante el acto de promulgación.

Por su parte, el ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas, destacó en el acto que “esta ley va a permitir inaugurar una nueva industria en argentina. Esta ley da respuesta a una necesidad de muchos años: está demostrada hace años la capacidad terapéutica del cannabis. Esta industria va a tener una fuerte presencia de pymes, va a dar oportunidades de trabajo. Agradecemos a la investigadora del CONICET Silvia Kochen por el trabajo que viene llevando adelante”, señaló. Y explicó que “fue un proyecto fuertemente discutido, consensuado y con modelos internacionales. Quiero dar un reconocimiento especial a las luchadoras como Valeria Salech, de la ONG Mamá Cultiva, que abrieron un camino, es una posibilidad de acceso a la salud y a la producción nacional”.

Luego fue el turno de la Fundadora de Mamá Cultiva, Valeria Salech, quien dijo: “Quiero ser festiva y a la vez medida con lo que voy a decir. Siento una gran responsabilidad. La lucha del cannabis comenzó con Belgrano en 1797, que ya hablaba de producir cannabis en Argentina para producir riqueza. Desde entonces hasta acá muchas personas valiosas empujaron este cambio de paradigma. Fue una construcción colectiva lo que hizo que lleguemos hasta acá. La ley nos enseñó que cuando se promulgan las leyes es el kilómetro cero. Ahora hay que trabajar un montón para que sea lo más reparatoria posible”.

Más adelante, el presidente de la Cámara Argentina del Cannabis, Pablo Fazio, tomó la palabra: “Estoy emocionado y orgulloso de este acto, que es el puntapié de esta industria en el país. Es un día histórico. Esta ley será la plataforma para construir un camino. Tenemos que tener flexibilidad, lucha y decisión. La ciencia y la tecnología deben tener un rol esencial en este camino”, dijo.

Por último, el presidente de Agro genética Riojana, Benjamin Enrici, transmitió que “es un momento muy emocionante. Desde La Rioja apostamos a esta industria porque realmente puede ayudarnos muchísimo a nuestra economía regional. Es un hecho histórico, ingresaremos a una cadena de valor única en el mundo. Cada vez más países generar marcos regulatorios alrededor de esta planta. Esta industria encaja perfectamente en el concepto de economía del conocimiento, rentable, sostenible. Argentina tiene todas las condiciones p transformarse en polo industrial a nivel mundial”, aseguró.

En el acto estuvieron presentes las diputadas nacionales Carolina Gaillard y Mara Brawer y el médico y coordinador del Programa Nacional de Investigación sobre los Usos Medicinales del Cannabis en Argentina Marcelo Morante.

Cabe destacar que este marco regulatorio era una de las cuentas pendientes que la RACME del CONICET venía señalando en cada uno de sus plenarios, que se celebran desde fines de 2019 y tienen como fin trabajar en torno a todas las cuestiones concernientes a los usos científicos del cannabis medicinal. La RACME fue parte, incluso, del proceso de elaboración de esta nueva ley, impulsada en junio de 2020 por el ministro de Desarrollo Productivo de la Nación Argentina, Matías Kulfas, en un acto en cuya presentación estuvo presente la presidenta del CONICET Ana Franchi.

La norma promulgada crea la Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y del Cannabis Medicinal (Ariccame), que funcionará dentro del Ministerio de Desarrollo Productivo, y será la encargada de aprobar y administrar las licencias para la producción industrial del cultivo.

El organismo público descentralizado tendrá como función regular la importación, exportación, cultivo, producción industrial, fabricación, comercialización y adquisición, por cualquier título de semillas de la planta de cannabis, del cannabis y de sus productos derivados con fines medicinales o industriales.

El objetivo de la norma es brindar un marco legal para la inversión pública y privada en toda la cadena del cannabis medicinal y complementar la actual legislación, la Ley 27.350, que autoriza el uso terapéutico del cannabis.

La industria del cannabis medicinal y el cáñamo industrial tiene un crecimiento exponencial a nivel mundial, con un volumen en el mercado internacional de 42.700 millones de dólares proyectado para 2024. En ese sentido, las previsiones de la cartera de Desarrollo Productivo para el año 2025 en la Argentina son de 500 millones en ventas al mercado interno anuales y 50 millones de exportación anual, sumado a un potencial de creación de 10.000 nuevos empleos.

El proyecto se convirtió en ley tras su aprobación en la Cámara de Diputados con 155 votos a favor, 56 en contra y 19 abstenciones. La normativa cuenta con el apoyo de gobernadores, que respaldan la iniciativa para potenciar sus economías regionales. Tal es el caso de Jujuy, Corrientes y La Rioja que ya cuentan con cultivos de cannabis medicinal.