Virus del resfriado y de la influenza: ¿cuánto tiempo pueden vivir fuera del organismo?

“El resfriado, la gripe y otros virus relacionados pueden permanecer infecciosos durante varias horas o días, dependiendo del lugar en el que caen las gotículas. Los virus generalmente permanecen activos más tiempo en acero inoxidable, plástico y superficies duras similares que en las telas y otras superficies blandas. La cantidad de virus que cae sobre una superficie, al igual que la temperatura y la humedad del ambiente, también determina el tiempo que los virus del resfriado, de la gripe y otros permanecen activos fuera del cuerpo”. (Dr. Pritish K. Tosh, Mayo Clinic)

17

Es posible contraer la gripe o el virus del resfriado después de tocar un objeto si una persona con alguno de estos dos virus estornudó o tosió encima unos momentos antes. Sin embargo, el contacto cercano con una persona que tiene uno de estos virus, como un apretón de manos o la inhalación de gotículas de la tos o del estornudo, es la forma más común de trasmisión de estos virus. El virus de la COVID-19 también se trasmite de esas formas.

Para reducir el riesgo de contagiarse o trasmitir los virus que causan los resfriados, la gripe o la COVID-19, toma las siguientes medidas:

Lavate las manos con frecuencia con agua y jabón durante al menos 20 segundos. O usá un desinfectante de manos a base de alcohol.

Vacúnate contra la gripe todos los años. Vacúnate también contra la COVID-19.

Limpiá y desinfecta diariamente las superficies que se tocan con frecuencia, como los interruptores de luz y los pestillos de las puertas.

Evitá tocarte la nariz, la boca y los ojos.

Evitá el contacto cercano con las personas que están enfermas.

Cubrite la boca y la nariz con el codo o un pañuelo desechable cuando tosas o estornudes. Desechá el pañuelo y lávate las manos de inmediato.

Usá una mascarilla en espacios públicos cerrados y al aire libre donde haya un riesgo elevado de contagiarse con el virus de la COVID-19, como en los eventos multitudinarios o las reuniones grandes. Las indicaciones adicionales sobre el uso de la mascarilla varían en función de si ya recibiste todas las dosis de la vacuna o ninguna.

¿Qué es la gripe?

La fiebre, el malestar estomacal, la diarrea, la irritación de la garganta, los escalofríos, la tos, los estornudos y el dolor de cabeza pueden hacernos sentir muy mal. Cuando uno no se siente bien, a veces, es difícil saber exactamente qué anda mal y qué hacer para sentirse mejor. A medida que se avecina la temporada de gripe, es oportuno ver qué síntomas corresponden a esa afección y cuáles no.

Resfriado común

Tener congestión nasal o catarro, tos, dolor de cabeza e irritación de la garganta posiblemente sea el anuncio de la llegada de un resfriado común. La infección viral en la nariz y la garganta generalmente no es nociva… aunque, quizás, tampoco sea fácil verlo así.

Si bien no existe cura para el resfriado común, la mayoría de las personas mejora sin ningún tratamiento y, por lo general, dentro de una semana a diez días. Los antibióticos no surten efecto contra los virus y su consumo excesivo contribuye al desarrollo de cepas bacterianas resistentes a los antibióticos.

El estilo de vida y los remedios caseros que alivian los síntomas incluyen beber mucha cantidad de líquido y hacer reposo. Los remedios que frecuentemente se emplean para el resfriado, como los analgésicos de venta libre, los descongestionantes, el espray nasal y los jarabes para la tos, tienen ventajas y desventajas.

Gastroenteritis viral o gripe estomacal

Algo que mucha gente llama gripe, en realidad, es una gastroenteritis viral o gripe estomacal. Las características de esta afección incluyen diarrea, náusea, así como calambres y dolor abdominal. Los síntomas suelen durar tan solo uno o dos días, aunque ocasionalmente continúan hasta por diez días.

Por lo general, no hay un tratamiento médico específico para la gastroenteritis viral. No obstante, algunas medidas de autocuidado permiten aliviar los síntomas. Descanse bastante y evite ingerir alimentos sólidos durante unas horas para permitir que el estómago se tranquilice y, más bien, chupe trozos de hielo o beba sorbos de agua. Luego, poco a poco, vaya ingiriendo una dieta blanda, pero si reaparece la náusea, suspenda nuevamente la comida. Evite los productos lácteos, la cafeína y la comida grasosa o muy sazonada hasta que se sienta mejor.

La influenza

La influenza es la verdadera gripe. Se trata de una infección viral que ataca el sistema respiratorio, incluida la nariz, la garganta y los pulmones. Al principio, la gripe se parece al resfriado común porque hay catarro, estornudos e irritación de la garganta. Sin embargo, el resfriado se desarrolla lentamente, mientras que la gripe suele presentarse de manera repentina. Pese a que el resfriado puede resultar molesto, la gripe hace que uno se sienta mucho peor.

En la mayoría de las personas, la gripe se resuelve sola; pero, a veces, la gripe y sus complicaciones pueden ser mortales. Las personas con más riesgo de presentar complicaciones por la gripe son los niños pequeños, las mujeres embarazadas o que están en la segunda semana del período posparto, los adultos de 65 años, quienes tienen debilitado el sistema inmunitario, los que padecen alguna enfermedad crónica y las personas obesas.

Por lo general, para tratar la gripe no se necesita nada más que hacer reposo y beber bastante cantidad de líquido. Sin embargo, cuando la infección es grave o hay más riesgo de presentar complicaciones, el médico puede recetar un fármaco antiviral para tratar la gripe.

A diferencia del resfriado común y de la gripe estomacal, existe una vacuna contra la gripe. Si bien su eficacia no es del 100 por ciento, la vacuna antigripal reduce el riesgo de infectarse con esta afección y, en caso de hacerlo, disminuye la gravedad y el riesgo de requerir una hospitalización. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en los Estados Unidos recomiendan la vacuna anual contra la gripe a todas las personas, partir de los 6 meses de edad, con solo raras excepciones. La vacuna es la mejor defensa contra la gripe.

Fuente: Mayo Clinic