“Vacunar al 40% de la población era posible y fallamos, una vergüenza que cuesta vidas”

Así lo afirmó el titular de la Organización Mundial de la Salud Tedros Adhanom. Además alertó sobre la alta transmisibilidad de Ómicron, que junto con Delta, está causando “un tsunami de casos” e informó que de 194 países, 92 no alcanzaron el objetivo de vacunar contra el COVID-19 al 40% de su población para este fin de año.

11

El doctor Tedros Adhanom Ghebreyesuss explicó que esto se debió, sobre todo, a la combinación del suministro limitado de inmunizaciones destinado a los países de renta baja durante la mayor parte del año y a que las vacunas les llegan cerca de la fecha de vencimiento y sin insumos clave, como las jeringas.

Una vergüenza con consecuencias graves

“Vacunar al 40% era factible. No haberlo hecho no es sólo una vergüenza moral sino que ha costado vidas y ha dado al virus la oportunidad de circular sin control y mutar”, recalcó.

Agregó que el acaparamiento de las herramientas de salud -incluidas máscaras, terapias, diagnósticos y vacunas-, por parte de algunos países socavaron la equidad y crearon las condiciones ideales para el surgimiento de nuevas variantes.

Además, la información errónea y la desinformación han sido una distracción constante que mina la ciencia y la confianza en las herramientas de salud que salvan vidas, indicó.

Tedros reconoció que, al menos por ahora, ha mejorado el suministro de vacunas a los países con tasas bajas de inmunización, pero advirtió que el énfasis en las dosis de refuerzo en las naciones ricas podría causar que los países de ingresos bajos volvieran a quedarse cortos.

La posibilidad de nuevas variantes

El director de la OMS advirtió que a medida que la pandemia se prolongue podrían surgir nuevas variantes capaces de eludir las medidas que hasta ahora han funcionado y volverse completamente resistentes a las vacunas actuales o a los anticuerpos por infecciones pasadas, lo que requeriría adaptaciones de vacunas.

Por ello, continuó, los Grupos de Asesoramiento Técnico para la Evolución del Virus y la Composición de la Vacuna COVID-19 “continúan revisando la evidencia de las variantes y analizando el desempeño de las vacunas COVID-19 contra ellas”.

Tedros adelantó que cualquier actualización de una nueva vacuna podría dar lugar a una nueva escasez de suministros, subrayando la importancia de aumentar el suministro de fabricación local de inmunizaciones con el fin de poner fin a esta pandemia y estar preparados para futuras emergencias.

En este renglón, la OMS ha pugnado repetidamente por la transferencia de tecnología y la exención de las patentes.

“Compartir tecnología y conocimiento y renunciar a los derechos de propiedad intelectual sobre las herramientas contra el COVID-19 deberían ser una norma desde el principio de la pandemia. Pero nunca es demasiado tarde para unirnos y hacer lo correcto”, apuntó el doctor Tedros.

Ómicron y Delta

Con respecto a la situación actual, refirió que las variantes Delta y Ómicron son “amenazas gemelas” que elevan los casos a cifras récord, provocando una vez más picos en las hospitalizaciones y muertes.

Añadió que al ser más transmisible y circular al mismo tiempo que Delta, Ómicron está provocando “un tsunami de casos” que ejerce y seguirá ejerciendo gran presión sobre los exhaustos trabajadores sanitarios y los sistemas de salud al borde del colapso, y que otra vez perturba las vidas y medios de subsistencia.

“La presión sobre los sistemas de salud no se debe nada más a los nuevos pacientes con COVID-19 que requieren hospitalización, también una gran cantidad de trabajadores de la salud se está enfermando”, puntualizó.

Tedros alertó contra “la idea ingenua” de que la infección por Ómicron es leve o menos grave porque lo cierto es que es más contagiosa y capaz de eludir la inmunización con mayor facilidad. “No debemos ignorar las malas noticias debido a las buenas, porque hay ambas. Además, hay cosas que no sabemos todavía sobre esta variante y, mientras no las sepamos, es mejor no minimizar”, dijo.

De cara a 2022

Antes de terminar su participación, el director de la Organización Mundial de la Salud refrendó el compromiso de esa agencia de trabajar con los Estados miembros para construir sistemas de salud bien financiados, fortalecer la preparación y garantizar la distribución equitativa de las herramientas de salud.

Argumentó que uno de los pilares para tal propósito será el desarrollo de un acuerdo nuevo y vinculante entre las naciones sobre prevención, preparación y respuesta ante pandemias.

“Espero que las negociaciones avancen rápidamente y que los líderes actúen con ambición. Este es el momento para que los líderes destierren las políticas del populismo y el interés propio que están descarrilando la respuesta al COVID-19 y amenazan con carcomer la respuesta a la próxima enfermedad inevitable”, enfatizó.

Para concluir, pidió a todos los líderes que no obstante las dificultades de 2021, su propósito de Año Nuevo sea respaldar la campaña para vacunar al 70% de la población de todos los países para mediados de 2022.

“Tenemos 185 días para la línea de meta, para lograr el 70% de cobertura vacunal a principios de julio de 2022. El tiempo empieza a correr ahora. Si impulsamos esta campaña juntos, todos estaremos en un lugar mucho mejor para esta época del próximo año”, sostuvo Tedros.

Fuente: Noticias ONU