Hasta ahora, no existe una herramienta molecular validada en animales para la detección del patógeno que provoca la leptospirosis, una de las zoonosis transmitida por animales a humanos más extendida a nivel mundial. A ese objetivo se encaminan investigadoras del INTA y del CONICET, según publicó la revista “Comparative Immunology, Microbiology and Infectious Diseases”.  

“Considerando que la leptospirosis es una enfermedad zoonótica de distribución mundial y que no sólo provoca grandes pérdidas a nivel económico en el sector agropecuario, sino también la muerte en humanos si no es detectada a tiempo, es de suma importancia disponer de herramientas que permitan la detección directa del patógeno tanto para el diagnóstico como pa

Las autoras del avance: Dra. Bibiana Brihuega (Arriba izq.), Lic. Vanina Saraullo, Dra. Monica Florin-Christensen, Dra. Mara Martinez, Dra. Sylvia Grune Loffler, Bioq. Micaela Hamer y Vet. Olivia Watanabe.

ra el screening de individuos afectados”, afirmó la licenciada Vanina Saraullo, becaria Doctoral CONICET dirigida por la doctora en Veterinaria Bibiana Brihuega en el Laboratorio de Leptospirosis ubicado en el  Instituto de Patobiología Veterinaria (IPVET-UEDD) que depende del INTA y del CONICET.

Los test moleculares por reacción en cadena de la polimerasa (PCR) permiten identificar patógenos en muestras de órganos, orina o sangre a través de la amplificación de uno o varios genes para lograr su visualización. Tras varios análisis, Brihuega y su equipo eligieron como blanco para la detección de la bacteria Leptospira la región 3´del gen LigB, que codifica el extremo C terminal de una proteína que contribuye de manera significativa a su virulencia durante los primeros estadios de la enfermedad.

“Elegimos esta región del gen debido a que se encuentra exclusivamente en especies patógenas y, además, nunca antes fue usada para el diagnóstico”, puntualizó Saraullo.

La PCR LigBct resultó en un 100% de positividad a las muestras de leptospiras patógenas en suero, sangre y orina de bovinos. Las investigadoras también analizaron la especificidad analítica utilizando ADN de diferentes patógenos que comparten sintomatología similar a leptospirosis. “El resultado de la PCR fue negativa para todas las muestras, lo que demuestra la especificidad de nuestra herramienta”, destacó la becaria del CONICET en el INTA.

Por otra parte, las investigadoras comprobaron que resultó más sensible la detección de trazas de ADN de las bacterias en el suero en comparación con sangre y orina.

“Nuestro próximo paso es poder determinar la especificidad y la sensibilidad diagnóstica de la técnica”, indicó Saraullo. Y agregó: “Tenemos como objetivo realizar más estudios debido a que en la actualidad no existe una técnica molecular de diagnóstico gold standard para la detección de esta importante zoonosis”.

La expectativa de las investigadoras es que se utilice como una herramienta complementaria para el diagnóstico de la leptospirosis.

Del avance también participaron doctora Sylvia Grune Loffler (codirectora  de la tesis de doctorado), doctora Monica Florin-Christensen, (codirectora de beca), Olivia Watanabe (becaria Doctoral del CONICET), Micaela Hamer (becaria Doctoral del CONICET), y la doctora Mara Martínez, investigadoras del Instituto de Patobiología Veterinaria de INTA Castelar (IPVET-UEDD INTA-CONICET).

 

Fuente: Agencia CyTA-Leloir