Treinta años sin casos de poliomielitis

En agosto de 1991, un niño peruano de la sierra de Junín se convirtió en la última persona a la que se le detectó. Tres años después, en 1994, América se convirtió en la primera región del mundo en ser certificada como libre de polio por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

11

«Este extraordinario logro fue posible gracias a las campañas de vacunación masiva, a la vacunación día a día a través de los programas de vacunación de rutina, y a una sólida vigilancia epidemiológica respaldada por una fuerte red de laboratorios», afirmó la doctora Carissa F. Etienne, Directora de la OPS.

La OPS también hace un llamado a los países para que aumenten las tasas de vacunación contra la poliomielitis, que han disminuido en los últimos años, debido a diversas causas, entre ellas el aumento de las dudas sobre las vacunas.

Incluso antes de COVID-19, la vacunación contra la poliomielitis había caído por debajo de la meta de cobertura de igual o mayor al 95% recomendada para prevenir la reintroducción del virus.  En medio de la pandemia -que ha afectado los servicios de salud en toda la región, incluida la vacunación de rutina- las tasas de vacunación contra la polio han seguido disminuyendo. En 2020, solo el 80% de los niños había recibido la tercera dosis de la vacuna contra la polio necesaria para la inmunización completa, un descenso respecto al 87% de 2019.

El doctor Ruiz instó a las familias a asegurarse de que los niños reciban todas las dosis recomendadas de la vacuna antipoliomielítica. «Las vacunas son seguras y eficaces», resaltó. «Cuando comenzó la vacunación contra la poliomielitis, la gente confiaba en la inmunización y esta confianza permitió que las Américas se convirtieran en la primera región del mundo en eliminar la enfermedad».

En 1975, antes de la inmunización generalizada, casi 6.000 niños quedaron paralizados en las Américas debido a la poliomielitis. Pero gracias a la decisión política de los países, y el apoyo técnico de la OPS, la cobertura de vacunación en niños menores de un año subió del 25% en 1978 a más del 80% en 1993.

La polio es una enfermedad altamente infecciosa causada por el virus de la poliomielitis. El virus se transmite principalmente a través del contacto con heces infectadas. Aunque la mayoría de las infecciones por poliovirus no producen síntomas, el virus puede afectar el sistema nervioso y causar parálisis en las piernas o los brazos. Hay tres tipos de poliovirus salvajes. Se necesitan varias dosis de la vacuna oral para proporcionar inmunidad.

Desde 1994, año en que se certificó que el continente americano estaba libre de poliomielitis, otras regiones de la OMS han alcanzado el mismo estatus. La más reciente fue África, que fue certificada como libre de poliovirus salvaje en agosto de 2020. Solo dos países en el mundo continúan presentando transmisión de poliovirus salvaje: Pakistán y Afganistán.

Fuente: Organización Panamericana de la Salud