Obesidad: cirugía metabólica reduce riesgo de muerte y aumenta la expectativa de vida

Un reciente estudio publicado de The Lancet que incluyó a más de 174.000 participantes halló que el procedimiento quirúrgico se asoció con una significativa disminución de la tasa de riesgo de mortalidad mientras que la esperanza de vida se incrementó 6 años. Los beneficios fueron aún mayores en personas que también padecían diabetes.

16

Entre los adultos con obesidad, la cirugía metabólico-bariátrica se asocia con tasas de mortalidad por todas las causas sustancialmente menores y con una mayor esperanza de vida que el tratamiento médico habitual de esta enfermedad crónica. Los beneficios en términos de supervivencia son mucho más pronunciados para las personas con diabetes preexistente. Así lo reveló un reciente metaanálisis publicado en The Lancet (1), que incluyó a 174.772 participantes.

En concreto, a partir del análisis de 16 estudios de cohorte emparejados y un ensayo controlado prospectivo, los autores concluyeron que la cirugía metabólico-bariátrica se asoció con una reducción de la tasa de riesgo de muerte del 49,2%, mientras que la mediana de la esperanza de vida fue 6,1 años más larga que aquella de los pacientes que recibieron la atención médica habitual.

Asimismo, el metaanálisis reveló que los efectos beneficiosos del tratamiento quirúrgico fueron considerablemente mayores para los participantes que tenían diabetes, en los que la mediana de la esperanza de vida fue 9,3 años más larga en el grupo de cirugía que en el grupo no quirúrgico, mientras que el aumento de la esperanza de vida fue de 5,1 años para los pacientes sin diabetes.

“Este estudio es muy importante porque provee una información más sólida y precisa acerca de la sobrevida a largo plazo después de la cirugía bariátrica y metabólica en adultos con obesidad”, enfatizó el doctor Estuardo Behrens, cirujano laparoscópico avanzado y cirujano bariátrico y metabólico, presidente del capítulo latinoamericano de la International Federation for the Surgery of Obesity and Metabolic Disorders (IFSOLAC).

El especialista destacó además que los efectos beneficiosos respecto de la reducción del riesgo de mortalidad por todas las causas y el aumento de la expectativa de vida no mostraron diferencias significativas entre las distintas técnicas quirúrgicas utilizadas: bypass gástrico, manga gástrica o banda gástrica, si bien aclaró: “Sabemos que los pacientes con bypass gástrico tendrán un beneficio más importante que las otras dos poblaciones”.

Respecto de cuáles son los factores que contribuyen a aumentar el riesgo de muerte por todas las causas en personas con obesidad, Behrens detalló que son “aquellos componentes del síndrome metabólico, es decir la hipertensión arterial, la diabetes, el síndrome de ovario poliquístico, la esteatosis hepática no alcohólica, y la apnea del sueño”.

En ese sentido, destacó que con la cirugía metabólico-bariátrica se obtiene en los pacientes una pérdida de entre el 35 y el 70% del exceso de peso, mientras que aquellos que son sometidos a tratamiento médico suelen bajar solo 5 a 10% del exceso de peso con mantención a más de cinco años, lo cual no es suficiente para obtener un beneficio importante.

“Cuando operamos a estos pacientes vamos a disminuir notablemente las causas de complicaciones cardiovasculares, tanto microscópicas como macroscópicas, o sea todos los problemas microvasculares y macrovasculares que es el mayor temor que tenemos: infarto agudo de miocardio, derrame cerebral, insuficiencia cardíaca congestiva… todas estas complicaciones son notablemente reducidas porque las dislipidemias, que también forman parte del síndrome metabólico, entran en una remisión muy importante”, argumentó el presidente de IFSOLAC.

IMPACTO SOBRE LA DIABETES

Otro de los aspectos sobresalientes que reveló el metaanálisis fue el mayor beneficio que obtuvieron con la cirugía metabólico-bariátrica aquellos pacientes que además de padecer obesidad presentaban diabetes.

Al respecto, Behrens recordó que se estima que “alrededor del 65% a 70% de los pacientes con obesidad desarrollan una diabetes mellitus florida” y que el proceso suele comenzar 13 años antes con una resistencia a la insulina, para luego pasar a un estadio de prediabetes que a menudo se presenta cinco años antes de la diabetes propiamente dicha.

“Por lo tanto, si tenemos un paciente con una obesidad mórbida, que tiene resistencia a la insulina pero no tiene prediabetes ni diabetes, con la cirugía vamos a encontrar que nunca va a desarrollar la diabetes mellitus porque estamos disminuyendo los riesgos asociados con la resistencia a la insulina”, puntualizó el experto, quien insistió que no obstante las personas con diabetes fueron las que más se beneficiaron con la cirugía en este estudio.

Por su parte la doctora Carla Musso, médica especialista en endocrinología y diabetes, coordinadora de Diabetes de la Fundación Favaloro, confirmó que “la cirugía metabólico-bariátrica logra un éxito terapéutico muy importante en términos de remisión de la diabetes, ya sea parcial o completa, y a largo plazo, que es cuando la diabetes no se presenta durante un período mayor a cinco años”.

Asimismo, la especialista afirmó que, tras el procedimiento quirúrgico, un porcentaje muy elevado de pacientes “puede dejar toda la medicación que utilizaba para diabetes”, pero subrayó que es crucial el seguimiento regular por parte del equipo multidisciplinario “para detectar tempranamente los casos en que es necesario administrar alguna de las medicaciones que se han suspendido”.

La cirugía metabólico-bariátrica no solo está indicada para pacientes con diabetes y un índice de masa corporal (IMC) de más de 35, sino que a partir de la creciente evidencia científica que muestra grandes beneficios también para los pacientes con diabetes y un IMC de entre 30 y 35, es que la Sociedad Argentina de Diabetes (SAD), la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN) y la Sociedad Argentina de Cirugía de la Obesidad (SACO) publicaron en 2015 un consenso (2) en el que se establecen los criterios de inclusión y exclusión para realizar la cirugía en este último grupo de pacientes.

Musso precisó: “El especialista evaluará además el compromiso y adherencia del paciente, que serán fundamentales en la post cirugía”.

Para finalizar, la experta insistió en la importancia de la adherencia al seguimiento posterior a la cirugía. “Después de haber tenido una remisión parcial o completa de la diabetes, tenemos que estar atentos y en contacto con el paciente para que en caso de que la glucemia empiece a aumentar nuevamente porque hay reganancia de peso o porque el paciente dejó el plan de alimentación y la actividad física, podamos implementar nuevamente la medicación adecuada”, concluyó.

 

(1) https://www.thelancet.com/pdfs/journals/lancet/PIIS0140-6736(21)00591-2.pdf

(2) http://diabetes.org.ar/2019/images/Opiniones/Consenso-Ciruga-Metablica.pdf