BIBA, el primer alimento bebible a base de quinoa con el sello de la UNLP

Orientada a cubrir las demandas nutricionales en la emergencia alimentaria. Participaron investigadores de la UNLP y el CONICET, junto a un consorcio de universidades y una empresa de capital privado

30

BIBA, el primer alimento bebible a base de quinoa en el mercado nacional fue formalmente presentado en sociedad.  Se trata de un producto desarrollado por investigadores del Centro de Investigación y Desarrollo en Criotecnología de Alimentos (CIDCA), perteneciente  a la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata), junto a colegas de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), la Universidad Nacional de Lanús (UNLa) y la Universidad Nacional de Luján (UNLu). Esta iniciativa, que contó con el apoyo del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación, se logró gracias a la alianza con la empresa de capital privado Babasal.

Los científicos de las distintas universidades públicas del país pertenecientes al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), trabajaron bajo la coordinación científica de la Dra. Andrea Gomez-Zavaglia, Directora del CIDCA, y la coordinación técnica de la Vicedirectora, Dra. Cecilia Puppo, en un consorcio dirigido por el Dr. Emiliano Kakisu, de la UNLa.

El desarrollo, enmarcado en un proyecto FONARSEC (FSBIO 2017.05), permitió obtener una bebida a base de quinoa, íntegramente orientada a satisfacer las demandas nutricionales asociadas a la emergencia alimentaria que hoy afecta a los sectores más vulnerables de la población argentina.

Se trata de un alimento con un alto contenido de proteínas, vitaminas, minerales y fibra. La quinoa es un cultivo ancestral de origen andino; un pseudocereal con proteínas de gran valor biológico que aporta, a su vez, minerales (principalmente calcio, hierro y magnesio), antioxidantes y fibra dietaria. 

La Dra. Andrea Gomez-Zavaglia, Directora del CIDCA expresó: “Además de la demanda social, existe la posibilidad de transferir el desarrollo al sector productivo para que la población que sufre diferentes intolerancias a la leche de vaca, pueda tener acceso a un alimento bebible a base de un cultivo de la región andina, de alta calidad nutricional”. Como ventajas adicionales, Biba no contiene sacarosa añadida, ni conservantes, ni lactosa y es libre de gluten.

“Por otro lado, el envasado en tetra-brik convierte a este alimento en un producto versátil, de consumo directo y listo para usar (“ready-to-drink”), y que mantiene su calidad durante por lo menos 10 meses”, agregó la científica de la UNLP.

Es importante destacar la activa participación de la Dra. María Victoria Salinas, del CIDCA, y de los Dres. Gonzalo Palazolo y Darío Cabezas (UNQ) en la formulación del producto, y del Dr. Federico Coluccio-Leskow (UNLu) en la vinculación con Babasal.

Para hacer realidad este inédito desarrollo, las Universidades Nacionales se vincularon con el INTA-San Juan y los  pequeños productores locales de esa región, lo que permitió acceder a una materia prima nacional, estimulando las economías regionales y la agricultura familiar.

El producto fue reconocido en la edición Nº 15 del Concurso Nacional de Innovaciones INNOVAR (categoría «Investigadores» en 2019, y obtuvo una Distinción del Honorable Senado de la Nación en 2020.

Fuente: investiga.unlp.edu.ar