“Deben desarrollarse centros regionales de trasplante”

Así lo afirmó el presidente de COSSPRA, Fernando Avellaneda, durante su presentación virtual en el XV Congreso Argentino de Trasplantes. El dirigente puso el foco en la necesidad de federalizar los centros y de contar con un nomenclador nacional.

19
Fernando Avellaneda, presidente del COSSPRA e interventor del IPSS Tucumán.

Con el título “Accesibilidad a lista de espera para trasplante”, Fernando Avellaneda –titular de COSSPRA y del Instituto de Previsión y Seguridad Social de Tucumán- se refirió a estas temáticas e hizo hincapié en generar acciones y políticas para facilitar la accesibilidad desde una perspectiva federal. En tal sentido destacó que según la Central de Reportes y Estadísticas del Sistema Nacional de Información de Procuración y Trasplante de la República Argentina (SINTRA) “el porcentaje de pacientes que pertenecen a obras sociales provinciales –OSP- y están en lista de espera es: para trasplante renal, 22%; hepático, 29%; córnea, 16%”. Cabe señalar que las obras sociales provinciales brindan cobertura al 15% de la población argentina.

Avellaneda detalló los tiempos de inscripción en lista de espera y remarcó que en 2020 “casi se duplicó el tiempo respecto a 2019”. Subrayó la tarea del Observatorio de la Seguridad Social Provincial de COSSPRA, “que trabaja junto con la Universidad del Litoral con datos de gestión sanitaria y gestión administrativa”.

También se refirió a datos obtenidos por medio de una encuesta realizada por el Consejo. La misma indica que en las 14 provincias que respondieron al relevamiento cantidad de trasplantes hecho en 2019 descendió a la mitad en 2020. “Vemos un reflejo de la falta de federalismo, donde nada más que 7 provincias tienen centros para trasplante renal; solo 4 para cardíaco y 4 para hepático”. 

En relación a los costos según el tipo de trasplante, el referente nacional destacó que el promedio de un trasplante renal con donante cadavérico es de $ 545.671; el de uno cardíaco es de $ 1.473.138 (el máximo pagado llega a 4 millones); y el valor máximo de un hepático es de $3.683.454 (promedio: $2.071.470). Respecto al módulo mensual de diálisis, los valores relevados entre diciembre 2020 y mayo 2021 rondan los $84.622,13 en promedio. Con respecto a la variabilidad de los precios indicó que “es necesario un nomenclador nacional único, como así también crear centros de trasplante regionales. No todo debe terminar en la ciudad de Buenos Aires. La pandemia demostró que si todo está en un lugar y ese lugar tiene vedado el acceso, genera trastornos impensados”.

Además, Avellaneda puso especial atención en las barreras que limitan el acceso a, por ejemplo, hacerse estudios de histocompatibilidad. Así, citó como ejemplo a Tucumán, donde dichos estudios, fundamentales para entrar en la lista de espera, deben hacerse en Salta. Por eso hizo un llamado a trabajar por el desarrollo regional de centros públicos y privados, como así también a capacitar a los financiadores en estas temáticas.

En tal sentido recordó que “cuando hablamos de COSSPRA nos referimos a las 24 obras sociales provinciales que tienen como beneficiarios a empleados públicos de estas 24 jurisdicciones”, que brindan cobertura a más de 7 millones de personas. De esta manera COSSPRA es el segundo agrupamiento de asegurados a través de cobertura provincial”, mientras que las obras sociales nacionales en conjunto tienen 14 millones de beneficiarios y PAMI tiene 5 millones.

En relación a las prestaciones señaló que las OSP “no están reguladas por la Superintendencia, sino por leyes provinciales”. Destacó que “en 2020 (en plena pandemia) en promedio, las OSP tuvieron que manejarse con los mismos ingresos que en 2019”, ya que la mayoría de los aumentos salariales no fueron significativos o se hicieron con módulos no contributivos, por lo que no se sumaron a los aportes que los beneficiaros hacen a su obra social.

Link a la ponencia completa