La Organización Panamericana de la Salud junto a otras agencias de las Naciones Unidas en Argentina viene trabajando en esta temática difundiendo experiencias internacionales y nuevas evidencias para prevenir la obesidad en la infancia y adolescencia en el marco de su Plan de acción aprobado por los países miembros de la OPS en el 53° Consejo Directivo de la OPS y 66° Sesión del Comité Regional de la OMS en 2014.

La epidemia creciente de sobrepeso y obesidad afecta a más del 13% de los menores de 5 años y más del 40% de la población entre 5 y 17 años, lo cual ocasiona un enorme impacto sanitario siendo responsable de un gran número de enfermedades no transmisibles como diabetes, hipertensión, enfermedad cardíaca y cáncer. Es por eso que es muy importante avanzar en las políticas regulatorias para detener la curva de ascenso de esta problemática.

El dictamen establece la obligatoriedad de advertencias sanitarias en el frente de los envases que comuniquen a la población el exceso de azúcares, grasas y sodio de los productos comestibles y bebidas. El proyecto contempla la advertencia frontal en forma de octógonos negros con rebordes blancos , siendo este sistema el que demostró contar con mayor evidencia de efectividad y comprensión por parte de la población. Por otra parte, establece que los límites de los nutrientes críticos utilizaran el Modelo de perfil de nutrientes de la OPS.

Del mismo modo, el proyecto también incorpora aspectos importantes en la regulación de la publicidad dirigida a niños de productos afectados por estas advertencias, la promoción de los entornos alimentarios escolares y la importancia de la educación alimentaria y nutricional en las escuelas.

Varios países de la región han avanzado con regulaciones similares, entre ellos Chile, Perú, Uruguay y México.