La Fundación Cardiológica Argentina y Blahbox anuncian un nuevo agente virtual con Inteligencia Artificial para ofrecer a la comunidad respuestas ágiles sobre COVID-19 y brindar información relacionada con los factores de riesgo cardiovascular, las 24 horas y los 7 días de la semana a través del sitio web de la fundación, la web de Jorge Tartaglione y Revolución Saludable.

Tarta Bot, nombrado así por el apodo del doctor Jorge Tartaglione, presidente de la Fundación, fue creado frente a la necesidad de atender la enorme cantidad de preguntas que los usuarios envían a diario y la creciente amenaza de la desinformación y fake news sobre coronavirus. El agente virtual es una solución que complementa la atención de los especialistas de la Fundación, quienes supervisaron las respuestas para el entrenamiento.

Actualmente Tarta Bot responde consultas frecuentes sobre síntomas, vacuna antigripal, higiene, limpieza de alimentos y superficies, actividad física y temas cardiovasculares como hipertensión, entre otros. La startup Blahbox utilizó su propia plataforma para conectar asistentes virtuales y realizó el entrenamiento utilizando inteligencia artificial de Watson Assistant en la nube pública de IBM, por lo que el agente es capaz de entender lenguaje natural, lo que facilita la comprensión y el aprendizaje.

“Desde que la enfermedad causada por COVID-19 comenzó en nuestro país, las personas se volcaron a nuestros canales digitales, programas de radio y TV donde participamos con cientos de consultas por día. Necesitaban información de valor, había muchos datos que requerían ser aclarados para llevar tranquilidad e información confiable a la población. Debíamos estar ahí y dar respuestas rápidas. Tarta Bot será un aliado, que si bien de ninguna manera debe reemplazar a la consulta médica, permitirá brindar respuestas a muchas preguntas”, dijo el doctor Jorge Tartaglione, presidente de la Fundación Cardiológica Argentina.

En una primera etapa de entrenamiento, Blahbox prepararó las intenciones base del asistente virtual con fuentes de información oficial, que luego fueron supervisadas por los expertos de la fundación. En etapas posteriores el asistente fue puesto a prueba por diferentes usuarios, se realizaron ajustes y adaptaciones finales. Como su aprendizaje continúa, se podrían sumar más contenidos de acuerdo con las necesidades de la audiencia y la institución.

Organizaciones públicas y privadas emplean asistentes virtuales como una manera de estar más cerca de sus usuarios y contener la demanda que muchas veces son incapaces de atender a través de sus call centers o canales digitales. Analistas de Gartner, por ejemplo, esperan que pronto el 85% de las interacciones de las empresas con sus clientes se gestionen a través de una experiencia completamente digital, es decir, que la mayoría de las conversaciones que los clientes tendrán serán con agentes virtuales a través de mensajes de texto o comandos de voz.

Por su parte, Fernando Correa, CMO de Blahbox explicó que “frente a la gran necesidad de información de confianza disponibilizamos nuestra propia plataforma y experiencia para brindar soporte a las organizaciones de salud del país y la región. La inteligencia artificial y la nube son aliados clave en estos momentos donde necesitamos resolver lo urgente para ocuparnos de lo importante. En este caso, un asistente virtual es un gran instrumento ya que podríamos disminuir el tiempo que los profesionales de la salud deben dedicar a responder consultas simples, ya que la mayoría de las preguntas son similares. Así, muy rápidamente, aliviamos la tarea de los médicos aprovechando el potencial de la IA y ellos pueden enfocarse en la atención de los pacientes.”