Es importante tener en cuenta que cuidar la salud mental es tan importante como cuidar la salud física. Ante un evento tan disruptivo socialmente como la pandemia actual, que implica un aislamiento social obligatorio, nuestra salud mental se verá afectada de alguna manera.

De acuerdo con el Ministerio de Salud de la Nación en su informe Recomendaciones sobre salud mental para la población de niños, niñas y adolescentes por la pandemia Covid-19, «las respuestas esperables ante la crisis pueden ser el miedo intenso, la ansiedad, angustia, irritabilidad y enojo, como así también el recuerdo de vivencias traumáticas anteriores, la falta de concentración y problemas en el sueño». En este sentido niños, niñas y adolescentes no están exentos a esta situación y pueden ser vulnerables a sentimientos de ansiedad, estrés y tristeza.

En este informe, el Ministerio establece algunas recomendaciones para apoyar y contener a los niños, niñas y adolescentes:
1. Ayude a los niños, niñas y adolescentes a encontrar formas positivas de expresar sentimientos perturbadores como el miedo y la tristeza. A veces, participar en una actividad creativa, como jugar y dibujar, puede facilitar este proceso. Los niños, niñas y adolescentes se sentirán aliviados si pueden expresar y comunicar sus sentimientos perturbadores en un ambiente seguro y de apoyo.
2. Mantenga a los niños, niñas y adolescentes cerca de sus padres y/o referentes afectivos, si se considera seguro para ellos, y evite separarlos de sus cuidadores tanto como sea posible. Si un niño, niñas o adolescente necesita ser separado de su cuidador o referente afectivo principal por algún motivo, asegúrese de que el cuidado alternativo sea apropiado y que un trabajador social, o equivalente, haga un seguimiento regular del niño.
Además, asegúrese que durante los períodos de separación, se mantenga un contacto regular con los padres y cuidadores, mediante llamadas telefónicas o video llamadas programadas dos veces al día u otra comunicación apropiada.
3. Mantenga rutinas familiares en la vida diaria ya que ayudan a organizar el tiempo durante el período de distanciamiento social. Intenten generar actividades atractivas apropiadas a la edad de cada uno. En la medida de lo posible, anime a los niños, niñas y adolescentes a continuar los vínculos con amigos, amigas y compañeros de colegio a través de las redes sociales y los medios que tenga disponibles. La existencia de periodos de actividades escolares, momentos de recreación y alguna actividad física es importante para evitar exceso de ansiedad, tristeza y malestar que puede generar la situación de ausencia de contacto social.
4. Enseñe a los niños, niñas y adolescentes a protegerse a sí mismos y a sus amigos. Animarlos a lavarse las manos con frecuencia y enseñarles a cubrirse la tos o estornudos con el codo. Asimismo, recuérdale que evite tocarse los ojos, la nariz y la boca; ya que las manos facilitan la transmisión. Explíquele que si se siente mal, debe comunicárselo a un adulto.
5. Bríndeles apoyo afectivo. Es posible que los niños, niñas y adolescentes no distingan las imágenes que ven en las pantallas de su propia realidad personal y crean que corren peligro inminente. Es fundamental ayudarlos a lidiar con el estrés, ofreciéndoles explicaciones acordes a su capacidad de entendimiento, con lenguaje sencillo, oportunidades para jugar y relajarse siempre que sea posible.
6. Cuídese. Podremos ayudar mejor a los niños, niñas y adolescentes si nosotros también estamos sobrellevando la situación. Ellos percibirán la reacción a las noticias, así que les ayudará saber que los adultos están tranquilos. En caso de sentir ansiedad o mucha preocupación, es importante tomarse un tiempo y hablar con otros familiares, amigos o personas de confianza.
7. Responda a las reacciones del niño, niña o adolescentes de manera paciente, escuche sus inquietudes y bríndele atención y apoyo. Trasmítale seguridad y recuérdele que esta situación es transitoria. Hágale saber que es natural que se sienta molesto o enojado.

¿Cómo informar a los niños, niñas y adolescentes?
 Recurrir siempre a fuentes oficiales y confiables.
 No esperar a que los niños pregunten sobre el tema; consultarles qué es lo que saben. Los dibujos pueden ayudar a iniciar la conversación.
 Hacer preguntas abiertas y mostrar disponibilidad para la escucha.
 Utilizar un lenguaje adecuado para su edad y observar sus reacciones.
 En caso de que los niños, niñas y adolescentes tengan información errónea o mal interpretada, corregirla.
 Sin alarmarlos, ser sinceros respecto de las medidas de cuidado a tener para preservarnos a nosotros y al resto de la comunidad.
 Informar que se trata de un nuevo virus que se descubrió en China en diciembre de 2019 cuyos síntomas más frecuentes son: tos, fiebre y sensación de falta de aire.
 Hay que comunicar que normalmente las personas presentan síntomas leves, que la mayoría de los casos se recuperan y que los mayores son los que más
deben cuidarse.
 Evitar hacer referencia a personas que están muy enfermas o han fallecido.
 Supervisar la exposición de los más chicos a las noticias, previniendo una sobreexposición y el aumento de ansiedad y miedo.
 Dar seguridad y confianza.
 Recordales que los escuchamos, que importan y que estarás disponible cuando algo les preocupe.
 Está disponible el cuento El escudo protector contra el Rey Virus, para explicarles a los más chicos lo que está pasando

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación