«A medida que la trata de personas se convierte en un problema de la salud, las escuelas de medicina empiezan a incluir el tema en la educación de sus alumnos. Sin embargo, aún son solamente las primeras etapas», dice un estudio de Mayo Clinic presentado en la revista Americana de Medicina Preventiva. La investigación estuvo dirigida por una estudiante de tercer año de la Escuela de Medicina Alix de Mayo Clinic, Jennifer Talbott, quien sugirió incluir la capacitación sobre la trata de personas en el plan de estudios.

En un trabajo conjunto con los profesores de la Escuela de Medicina, Talbott participó en la elaboración de un curso para capacitar a otros estudiantes como ella a identificar y ofrecer recursos a las víctimas de la trata de personas. La consejera de Talbott, la Dra. Juliana Kling, internista en salud femenina en Mayo Clinic, dice que es fundamental que los estudiantes de medicina se capaciten tanto en la identificación de las víctimas de la trata de personas como en brindarles recursos.

“Si no somos capaces de reconocer que son víctimas de la trata de personas, entonces, nunca dejarán de serlo”, apostilla la Dra. Kling, codirectora médica de la Clínica de la Comunidad Estudiantil en Mayo Clinic de Arizona, donde los estudiantes de segundo año de medicina aprenden en un entorno clínico los determinantes sociales de la salud.

Muchas organizaciones han pedido que las escuelas de medicina capaciten a los estudiantes para reconocer las señales de la trata de personas y cuidar de estos pacientes. No obstante, el estudio de Talbott dice que existen pocos recursos estandarizados de capacitación, pues hasta el momento, solamente cuatro escuelas de medicina han publicado currículos que incluyen capacitación específica en la trata de personas.

El estudio señala que un currículo educativo fuerte “conlleva el potencial de llenar este vacío existente en la educación para permitir identificar mejor y tratar a las víctimas de la trata de personas”.

El estudio mostró la desinformación y falta de capacitación de los estudiantes de medicina a través de los bajos resultados obtenidos en la búsqueda de recursos educativos publicados, puesto que el estudio solamente encontró 11 artículos.

“Esto saca a la luz una oportunidad para mejorar, puesto que la trata de personas se ha convertido en una prioridad de la salud pública. Las escuelas de medicina pueden ver el currículo actualmente publicado o considerar compartir recursos para encontrar un plan de estudios sobre la trata de personas que pueda integrarse en los programas existentes”, añade Talbott.

El estudio también descubrió que entre los pocos recursos publicados para estudiantes de medicina, había discrepancias en la forma en que el material abordaba los problemas legales y de seguridad de las víctimas.

Talbott y el capítulo de la Asociación Americana de Mujeres Médicas de Mayo Clinic en Arizona también provee gratuitamente capacitación a compañeros de clase y otros profesionales de la salud en el estado de Arizona, en coordinación con los Médicos en contra de la trata de personas de la Asociación Americana de Mujeres Médicas. La capacitación incluye experiencias con pacientes simulados y conferencias que se integran en el currículo de la Escuela de Medicina Alix de Mayo Clinic. Si bien aún está en las primeras etapas, otros estudiantes de medicina han hecho comentarios positivos sobre la capacitación.

“Los estudiantes de medicina se inclinan hacia esta disciplina académica porque desean ayudar a los pacientes y es nuestra obligación enseñarles a identificar y brindar guía a las víctimas de la trata de personas. Esperamos que el currículo elaborado llene este importante vacío”, concluye la Dra. Kling.