El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, anunció esta noche desde Ginebra, la emergencia de salud pública internacional a causa del brote del coronavirus en Whuan -capital de la provincia China de Hubei-. “La principal razón para la declaración no es por lo que esté ocurriendo en Chino, sino fuera de China. Nuestra principal preocupación es que el coronavirus llegue a países con sistemas de salud débiles y menos preparados”, manifestó el referente de la OMS.
Hasta el momento, se confirmaron un total de 7834 casos, siendo el 99% de ellos en China; solo 98 casos se detectaron en otros 18 países. El total de las 170 muertes ocurrieron en China.
“Aunque los casos son relativamente mínimos comparados con los que se ven en China, tenemos que actuar conjuntamente”, manifestó Tedros Adhanom Ghebreyesus en la conferencia. “A todas las personas de China y a aquellos alrededor del mundo que han sido afectados por este brote, quiero que sepan que estamos con ustedes”, afirmó el director.
Agregó que lo más importante de la declaración son las recomendaciones realizadas por el comité, las cuales resumió en siete puntos:
1. Implementar medidas restrictivas en los viajes y el comercio solo si son necesarias y basadas en la evidencia. No se recomienda formalmente ninguna de esas medidas.
2. Apoyar a los países que tienen los sistemas sanitarios más débiles.
3. Acelerar el desarrollo de una vacuna.
4. Combatir los rumores y compartir información fidedigna.
5. Revisar los planes de preparación e identificar sus debilidades.
6. Compartir abiertamente datos y experiencias
7. Trabajar mano a mano con la comunidad internacional.
También informó de que ya se ha comenzado a desarrollar la vacuna y que ha habido progreso.

¿Qué es una emergencia internacional?

Una Emergencia de Salud Pública de Preocupación Internacional es, según la definición de la OMS, «un evento extraordinario que se determina que constituye un riesgo para la salud pública de otros Estados a través de la propagación internacional de la enfermedad y que potencialmente requiere una respuesta internacional coordinada».
Esa definición implica una situación que es:  grave, repentina, inusual o inesperada; tiene implicaciones para la salud pública más allá de la frontera nacional del Estado afectado; y puede requerir una acción internacional inmediata.
Sólo se han declarado cinco emergencias de este tipo en la década pasada: el virus del H1N1 que causó una pandemia en 2009; la epidemia de casos de polio en 2014 que después de haber estado casi erradicada se consideró como un evento inesperado; la crisis del ébola en el oeste de África en 2014; la epidemia del virus del Zika en 2016; y el brote de ébola en la República Democrática del Congo que comenzó en 2018 y fue declarado emergencia en 2019.
El Comité de Emergencias está compuesto por expertos de todo el mundo que operan bajo el Reglamento Sanitario Internacional, desarrolladas después del brote de Síndrome Agudo Respiratorio Severo SARS en 2002.
El Reglamento Sanitario Internacional representa un acuerdo legal internacional vinculante que involucra a 196 países de todo el mundo, incluidos todos los Estados Miembros de la OMS.
Actualmente el SARS, la viruela, la poliomielitis de tipo salvaje y cualquier nuevo subtipo de gripe humana son automáticamente una emergencia internacional y, por lo tanto, no requieren ser declaradas como tales.
Una emergencia de salud no solo se limita a enfermedades infecciosas, y puede cubrir una emergencia causada por un agente químico o un material nuclear.  Se trata de una medida de «llamado a la acción» y «último recurso».
La declaración generalmente está acompañada de medidas específicas en puertos, aeropuertos y cruces terrestres para limitar la propagación de los riesgos para la salud a los países vecinos, y para evitar restricciones injustificadas para que el tráfico y la interrupción del comercio se mantenga al mínimo.

Consejos generales para el público

Durante brotes anteriores debido a otros coronavirus (Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS) y el Síndrome respiratorio agudo (SRAS), la transmisión de persona a persona se produjo a través de gotas, contacto y objetos o materiales en los que el virus puede sobrevivir, lo que sugiere que el modo de transmisión del 2019-nCoV puede ser similar.
Los principios básicos para reducir el riesgo general de transmisión de infecciones respiratorias agudas incluyen:
• Evitar el contacto cercano con personas que sufren infecciones respiratorias agudas.
• Lavado frecuente de manos, especialmente después del contacto directo con personas enfermas o su entorno.
• Evitar el contacto sin protección con animales de granja o animales salvajes.
• Las personas con síntomas de infección respiratoria aguda deben practicar la etiqueta de la tos (mantener la distancia, cubrirse), así como toser y estornudar con pañuelos desechables o ropa, y lavarse las manos.
• Dentro de las instalaciones de atención médica, mejorar las prácticas estándar de prevención y control de infecciones en los hospitales, especialmente en departamentos de emergencia.
La OMS no recomienda ninguna medida de salud específica para los viajeros. En caso de síntomas de una enfermedad, ya sea durante o después del viaje, se alienta a los viajeros a buscar atención médica y compartir su historial de viaje con su proveedor de atención médica.

Países afectados hasta el momento

China territorial: 7736 casos
Tailandia: 14 casos
Hong Kong: 10 casos
Japón: 11 casos
Estados Unidos: 5 casos
Australia: 7 casos
Macau: 7 casos
Taiwan: 8 casos
Singapur: 10 casos
Corea del Sur: 4 casos
Malasia: 7 casos
Francia: 5 casos
Canadá: 3 casos
Vietnam: 2 casos
Camboya: 1 caso
Alemania: 4 casos
Sri Lanka: 1 caso
India: 1 caso
Nepal: 1 caso
Emiratos Árabes Unidos: 4
Filipinas: 1 caso
Finlandia: 1 caso

Fuente: Noticias ONU

Julieta Salemme

Licenciada en comunicación social, especialista en análisis político y docente universitaria.