Con el objetivo de diseñar las estrategias de trabajo conjunto en lo que respecta a la calidad de los alimentos, el ministro de Salud de la Provincia, Daniel Gollan, se reunió con su par de Desarrollo Agrario, Javier Rodríguez y parte de su equipo.

El titular de la cartera sanitaria señaló que en este primer encuentro “comenzamos el diseño que va a llevar adelante un grupo de trabajo en común para ver cómo hacemos los controles de la calidad de lo que comemos los bonaerenses y de lo que llega a todo el país”. Y agregó que no sólo se trabajará en la verificación de los productos de acuerdo a lo que indica el Código Alimentario, sino en la calidad desde el aspecto de la salud, del “comer sano”.

Al término de la reunión, que tuvo lugar en la sede de la cartera de Desarrollo Agrario, el ministro Rodríguez se refirió a la intención del gobierno de la provincia de Buenos Aires de articular las acciones de todos los ministerios. “Nosotros siempre decimos que el gobierno es uno sólo, y la idea es justamente que los distintos ministerios trabajen de manera conjunta, en este caso en particular, en temas que tienen que ver con la salud y la alimentación”.

Los funcionarios explicaron que los planes de acción elaborados incluyen la participación de universidades nacionales y otros entes del Estado provincial.

Tanto el ministerio de Salud como el de Desarrollo Agrario, son la autoridad competente en la Provincia para determinar las habilitaciones de los establecimientos, el registro de los productos y los controles que éstos requieren para poder ser comercializados. Al respecto, Gollan destacó la capacidad laboratorial que tiene la Provincia para realizar dichos controles, a través del Instituto Biológico “Dr. Tomás Perón”, que funciona en la capital bonaerense.

“Los alimentos pueden tener sustancias peligrosas para la salud; de ahí el vínculo enorme entre ambos organismos, entre el alimento y la salud”, apuntó el director provincial del Instituto Biológico, Arturo Hoya, quien también participó de la reunión. De acuerdo a lo expresado por las autoridades, el Estado debe controlar los productos alimenticios y verificar que contengan lo que el fabricante dice que contiene, para garantizar su aptitud.

En ese sentido, durante el encuentro, los presentes propusieron delinear criterios para establecer prioridades y comenzar a analizar los alimentos según su peligrosidad. “Tenemos que racionalizar el estudio para tener un respaldo que de garantía en la sanidad”, insistió Hoya y detalló que será un comité de gente especializada quien discuta y establezca esos criterios.

Dentro de la agenda, también se abordaron otros temas como los agrotóxicos y la posibilidad de avanzar hacia un observatorio para determinar lo que ocurre en muchos poblados de la Provincia. “Tenemos que hacer un trabajo serio para poder tomar las medidas correspondientes”, expresó Gollan.

Acompañaron a los ministros, la directora de Laboratorio Central del Instituto Biológico, Maria Aristizábal; el subsecretario de Desarrollo Agrario y Calidad Agroalimentaria, Cristian Amarilla; la directora provincial de Fiscalización Agropecuaria, Alimentaria y de los Recursos naturales, Viviana Di Marzio; la directora de Industrias y Productos Alimenticios, Valeria Ontiveros y el asesor Jorge Taylor.

Fuente: Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires

Julieta Salemme

Licenciada en comunicación social, especialista en análisis político y docente universitaria.