Aunque la mayoría de las infecciones respiratorias agudas son de origen viral, muchos médicos inician “por las dudas” un tratamiento empírico con antibióticos (diseñados para combatir bacterias). Ahora, investigadores argentinos comprobaron que una nueva herramienta de diagnóstico permite en menos de dos horas optimizar la indicación de esos medicamentos y de estudios de laboratorio adicionales.

“Aplicar esta técnica molecular rápida y sensible parece ser una gran oportunidad de evitar un uso innecesario de antibióticos”, afirmó a la Agencia CyTA-Leloir la directora del estudio, la doctora Marcela Echavarria, vicedirectora de la Unidad de Virología Clínica del CEMIC e investigadora independiente del CONICET.

Hoy en día, en muchos centros médicos se usa un método de diagnóstico directo de virus respiratorios que se limita a ocho patógenos y no siempre detecta niveles bajos de los microorganismos. Ahora, Echavarria y sus colegas probaron un nuevo sistema, el panel respiratorio “FilmArray”, que puede detectar 20 patógenos en dos horas incluyendo virus respiratorios que no se identifican de manera efectiva por métodos convencionales, incluyendo rinovirus y coronavirus.

Los resultados fueron alentadores. Los investigadores utilizaron el sistema en muestras de hisopados nasofaríngeos de 432 niños y adultos que llegaron a la guardia con síntomas respiratorios tales como fiebre, tos, dificultades para respirar y diagnóstico presuntivo de bronquiolitis, bronquitis, neumonías y otras patologías relacionadas. Y concluyeron que “el diagnóstico rápido permitió evitar la prescripción innecesaria de antibióticos y la solicitud de algunos estudios complementarios”, destacó Echavarria, quien también es profesora asociada de microbiología en el Instituto Universitario CEMIC.

Entre otros hallazgos, publicados en la revista “Journal of Clinical Virology”, los autores del estudio comprobaron que muchos casos de bronquitis eran de origen viral, lo que determinó que los médicos modificaran su intención inicial de indicar antibióticos.

El uso inadecuado de antibióticos contribuye al aumento de la resistencia bacteriana, afirmó Echavarria. Y destacó que sería ideal implementar métodos moleculares para el diagnóstico que pudieran abarcar un mayor número de patógenos.

Del estudio también participaron otros investigadores del CONICET y del CEMIC: Débora Marcone, Marcia Querci, Alejandro Seoane, Martín Ypas, Cristina Videla, Candelaria O’Farrell, Santiago Vidaurreta, Jorge Ekstrom y Guadalupe Carballal.

FUENTE: Agencia CyTA-Instituto Leloir