El Día Mundial de Lucha contra el Cáncer es una fecha propuesta por la UICC en la que distintos organismos e instituciones de todo el mundo que trabajan en relación a la salud y al cáncer, eligen qué acciones desarrollarán y sobre qué temas relativos al cáncer prefieren trabajar, teniendo en cuento el contexto local de cada país.
El INC es el organismo rector en materia de políticas públicas de control del cáncer que buscan mejorar la prevención y la detección temprana de los cánceres más prevalentes en nuestro país, como lo son el cervicouterino, el de mama, el colorrectal, el de niños y adolescentes y la promoción de los cuidados paliativos.

En materia de políticas públicas para el control del cáncer y reducir la incidencia y mortalidad por esta enfermedad, el INC a través del Programa Nacional de Prevención de Cáncer Cervicouterino (PNPCC) lidera la implementación del test de VPH a nivel nacional. El test de VPH ha demostrado un mejor desempeño como método de tamizaje primario con relación a la citología (PAP) dada su mayor sensibilidad para la detección de lesiones y de cáncer. Desde 2012 el PNPCC lleva adelante esta estrategia en distintas provincias, en lo que resultó en la popularización de la práctica del test de VPH, el acceso al test de autotoma. Al momento se instalaron once laboratorios en un trabajo en conjunto con las jurisdicciones. Actualmente se encuentra disponible en: Provincia de Bs. As (La Matanza, Ituzaingó, Florencio Varela, San Martín, Morón, Tres de Febrero), Neuquén, Jujuy, Catamarca, Tucumán, Misiones, Corrientes y Chaco. En 2018 se entregaron más de 150.000 mil tests y en 2019 se espera incorporar nuevas provincias.

Por otro lado, el Programa Nacional de Prevención y Detección Temprana del Cáncer Colorrectal llevó a diferentes provincias la implementación de programas piloto en las regiones de mayor incidencia, consistentes en la realización de un tamizaje a través del test de sangre oculta en materia fecal inmunoquímico y la colonoscopia complementaria en casos con resultado positivo. Entre 2017 y 2018 se iniciaron los proyectos piloto en 14 provincias, en las que en su conjunto, se entregaron 53.375 tests.
Otro punto a destacar es la estrategia llevada a cabo por el Programa Nacional de Cuidados Paliativos como política sanitaria reivindicativa del alivio del dolor como un derecho humano. Como forma de establecer los mecanismos que aseguren una provisión continua y distribución adecuada de opioides y medicamentos esenciales para la atención paliativa gestiona el Programa de Producción Pública de Opioides (PrAO). En 2017 se avanzó con en el procedimiento de compra de opioides (morfina y metadona) y en 2018 se inició la entrega de más de 1.300.000 comprimidos por medio del Laboratorio Industrial Farmacéutico de Santa Fe (LIF) al Banco Nacional de Drogas Oncológicas que se prevé distribuir a hospitales públicos de veintitrés provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Junto a la implementación del Vale Federal, los medicamentos estarán disponibles para la dispensa a través de efectores públicos del sistema de salud con un seguimiento más seguro y ágil.

Además, el año pasado el INC elaboró un Plan Nacional de Control del Cáncer (PNCC) que prevé líneas de trabajo prioritarias en un horizonte temporal a 5 años (2018-2022). Este plan quinquenal está enfocado en la equidad y la accesibilidad universal y pone énfasis en la promoción de un estilo de vida saludable, la prevención y la detección temprana de los cánceres de mayor prevalencia y sobre los cuales se puede intervenir, y promueve líneas de cuidado continuo de pacientes oncológicos. Los objetivos específicos del Plan son: reducir la prevalencia de factores de riesgo modificables para el cáncer; mejorar la detección temprana, la calidad de la atención y la calidad de vida de los pacientes; fortalecer la gestión del recurso humano para el control del cáncer.

“Para lograr el control del cáncer de forma eficaz necesitaremos el aporte de los actores clave para juntos hacer posible su aplicación”, comentó Julia Ismael, directora del INC en relación al Plan. El mismo posee un enfoque inter-sectorial, por lo que ha contado con la participación de miembros de otras direcciones dependientes de la Secretaria de Gobierno de Salud, áreas del Ministerio de Educación, el Poder Legislativo y organizaciones no gubernamentales (ONGs) que abordan ejes temáticos relacionados con el cáncer.

En la actualidad 8,2 millones de personas en todo el mundo mueren de cáncer, cifra que incluye 4 millones de muertes prematuras (personas en edades comprendidas entre los 30 y 69 años). En nuestro país mueren más de 60 mil personas cada año a causa de esta enfermedad y los tumores malignos constituyen la principal causa de muerte entre los 40 y los 64 años. Muchas de estas muertes se pueden evitar previniendo la enfermedad (como por ejemplo en el caso del cáncer cervicouterino o el colorrectal), o detectándola tempranamente (como por ejemplo en el cáncer de mama), lo que mejora las posibilidades de tratamiento y cura en muchos casos. También, con el acceso a tratamientos oportunos y adecuados, muchas veces se puede enlentecer notablemente la progresión de la enfermedad y en algunos casos (como sucede con algunas leucemias), inclusive, cronificarla. Por otra parte, se promueve garantizar los cuidados paliativos para mejorar la calidad de vida del paciente y sus familiares durante toda la transición de la enfermedad, sea ésta curable o no.

Fuente: Instituto Nacional del Cáncer