En Argentina, los hospederos naturales de Hantavirus que provocan Síndrome Pulmonar son roedores del género Oligoryzomys (colilargos) y una especie del género Calomys (Calomys fecundus). Existen distintas variantes genéticas de Hantavirus, con diferente grado de patogenicidad; en general, cada variante tiene una sola especie de roedor hospedero. Además, dentro de la distribución geográfica de cada una de esas especies, solo en algunas zonas se han detectado ejemplares infectados y/o brotes epidémicos.

El Laboratorio de Genética de Poblaciones y Evolución -liderado por la doctora Cristina Noemí Gardenal- del Instituto de Diversidad y Ecología Animal de Córdoba (IDEA, CONICET-UNC) se ha dedicado, en los últimos años, a estudiar la sistemática y las relaciones filogenéticas entre especies de Oligoryzomys a fin de clarificar las relaciones específicas entre variantes del virus y sus roedores hospederos. Por ejemplo, se decía que O. longicaudatus era el reservorio de dos tipos de hantavirus, el Andes Sur y el Oran (o Andes Norte), pero el equipo de trabajo demostró que O. longicaudatus, que solo se encuentra en la Patagonia, es el único reservorio del genotipo Andes (o Andes Sur). El hospedero del genotipo viral Oran es O. chacoensis, especie distribuida en el norte de nuestro país. Asimismo, los resultados de los expertos del IDEA indican que O. occidentalis y no O. flavescens es el hospedero del genotipo Bermejo en el noroeste de Argentina (Rivera et al, 2007; Gonzalez-Ittig et al, 2014; Rivera et al, 2015; Rivera et al, 2018).

En la siguiente tabla se detallan las especies involucradas, la variante viral que pueden transmitir y dónde se detectaron esas variantes en nuestro país. Entre paréntesis se encuentran los nombres de la misma variante genética dados por otros autores.

Dentro de estas regiones, que se consideran endémicas para Hantavirus que producen Síndrome Pulmonar, la incidencia de la enfermedad varía. En los bosques andino-patagónicos, en el Delta/sectores ribereños de los ríos Paraná y Uruguay y en la zona de yungas de Salta y Jujuy, se han registrado la mayoría de los casos, como se puede observar en este mapa de número de casos por Departamento entre 1995 y 2012 (Fuente: https://cyt-ar.com.ar/cyt-ar/index.php/Hantavirus_en_Argentina).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con respecto a la especie Oligoryzomys longicaudatus, en el Laboratorio de Genética de Poblaciones y Evolución se realizaron estudios sobre los patrones de dispersión en una zona endémica de Patagonia para estimar el grado de contacto entre roedores potencialmente infectados y los que no lo están (“contagio” del virus entre roedores). Los especialistas concluyeron en que las tasas de migración son, en general, bajas y asimétricas entre poblaciones cercanas de roedores. Elementos del paisaje como cursos de agua y asentamientos urbanos restringen la dispersión de los ejemplares de la especie. Este resultado está en concordancia con la emergencia geográficamente restringida de los casos de Síndrome Pulmonar por Hantavirus (HPS) (Ortiz et al, 2016).

Diferente es el caso de Oligoryzomys flavescens en el Litoral, donde es muy alto el flujo de genes (y, por consiguiente, también el grado de contacto entre ejemplares de la especie) entre las poblaciones ribereñas del Paraná, debido principalmente al transporte pasivo de roedores en los “embalsados”, nombre que se da a los agregados de plantas acuáticas que se forman próximos a las márgenes del río y que son arrastrados corriente abajo (Chiappero et al, 1997). Esta particularidad favorece la transmisión del virus entre roedores.

Fuente: CONICET