Este 21 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), una afección del pulmón que dificulta la respiración y provoca la falta de aire, generando serios límites en la actividad física y la calidad de vida de los pacientes. En nuestro país, la EPOC afecta al 14.5% de la población argentina. El resultado surgió del estudio EPOC.AR, realizado durante 2015 y 2016 por la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR) en colaboración con el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias – INER y con apoyo del laboratorio GSK. Según las conclusiones del estudio realizado en seis ciudades de Argentina, existe una elevada tasa de subdiagnóstico, poco uso de la espirometría y una alta tasa de error en el diagnóstico, por lo cual son necesarias estrategias sanitarias para lograr una mayor conciencia de la enfermedad. Además, la elevada prevalencia del tabaquismo muestra la necesidad de acentuar las campañas antitabaco.

El tabaquismo es la principal causante de la EPOC. Y, aunque en los últimos años la cantidad de fumadores adultos en Argentina descendió, sigue siendo uno de los países con mayor consumo de tabaco del continente americano. Según datos de la 3° Encuesta Nacional de Factores de Riesgo realizada en 2013, el 25.1% de la población fuma y cada año mueren aproximadamente 40.000 personas por enfermedades relacionadas con el tabaco. En el caso de los jóvenes, las cifras son preocupantes: el 26.7% de la población entre los 18 y 24 años fuma activamente y alcanza el 30,8% en la franja etaria de 25 a 34.
La relación entre la EPOC y el cigarrillo se evidencia en los datos: el 80% de los pacientes que la padecen fueron fumadores y 1 de cada 4 fumadores tiene EPOC. Pero a pesar de que es una enfermedad común en los fumadores, todavía hay mucho desconocimiento sobre la patología y eso genera un alto nivel de subdiagnóstico, 8 de cada 10 personas que tienen EPOC no lo saben y solo el 27,6% de las personas con síntomas se realiza un chequeo médico para diagnosticarlo. Es importante tener en cuenta que no solo el cigarrillo produce EPOC sino también otras formas de consumo de tabaco como el cigarrillo electrónico, la pipa de agua y el calentador de tabaco.

Hay algunos síntomas que deben ser señales de alerta para quienes fuman o fumaron, por ejemplo: tos, opresión en el pecho, silbidos al respirar y sensación de falta de aire. Para diagnosticar la EPOC solo se necesita una simple evaluación con espirometría que mide la función pulmonar, incluyendo cuánto y qué tan rápido una persona puede exhalar el aire de sus pulmones.

Actualmente, la EPOC no tiene cura, pero sí puede tratarse. Lo más importante es que el paciente deje de fumar ya que puede mejorar radicalmente la evolución de la enfermedad. Además, hay medicamentos, llamados broncodilatadores, que mejoran los síntomas y la calidad de vida de los pacientes, que habitualmente son bien tolerados. En casos graves, puede ser necesario usar oxígeno, algún procedimiento para eliminar parte del pulmón o realizar un trasplante pulmonar.

El Día Mundial de la EPOC es una oportunidad para promover la concientización sobre los riesgos del tabaquismo y sus consecuencias. La difusión de información es clave para combatir esta enfermedad que afecta la calidad de vida de las personas. Si tenés más de 40 años y sos o fuiste fumador, te sugerimos consultar a un especialista.

 

Fuente: nota de prensa