Las infecciones respiratorias agudas (IRA) -muchas de ellas estacionales- son frecuentes, principalmente en pacientes neonatos y pediátricos. En los últimos diez años se detectaron nuevos virus causantes de IRA, como el  Metapneumovirus (Mpvh) y el Bocavirus (HBov) humanos.

En ese contexto, el Laboratorio de Aplicaciones Moleculares de la Cátedra de Microbiología e Inmunología de la Facultad de Medicina de la UNNE, bajo la dirección del doctor Gerardo Deluca y la co-dirección de la Dra. Ailín Sotelo, desarrolla, desde el año 2014, una intensa tarea para conocer más sobre el Bocavirus (HBov) y sobre todo poder dar con una metodología de detección.

El Bocavirus (HBov) humano, descubierto en 2005, puede causar distintas afecciones del árbol respiratorio, particularmente en la población menor a 2 años. Sin embargo, sigue siendo escasa la información epidemiológica sobre este agente en el norte argentino.

Para conocer la frecuencia y estacionalidad de las infecciones por HBov se evaluaron, en la provincia del Chaco durante el período 2014-2016, unos 1210 niños con diagnóstico presuntivo de IRA. La detección de agentes respiratorios se realiza a partir de aspirados nasofaríngeos mediante técnicas de biología molecular de formato multiplex, la cual permite detectar la mayoría de los microorganismos productores de IRA de una sola vez y en una única muestra de manera rápida, simple y efectiva.

El 51,8% de las muestras analizadas resultaron positivas para uno o más de los agentes evaluados. Los meses de mayor frecuencia del HBov fueron los meses de junio a septiembre. En esos meses se detectó el 82,9 por ciento del total de casos positivos. El 83,8 % se observó en pacientes menores de 18 meses, siendo ésta la franja etaria con mayor infectividad de los tres años epidemiológicos analizados.

En el 40,5 por ciento, el HBov se presentó coinfectando junto a otros patógenos respiratorios.
En función a las cifras que se extraen del trabajo -desarrollado por el equipo de los doctores Deluca y Lifschitz- se muestra claramente que el HBov es un agente que se presenta en una frecuencia no despreciable en Infecciones Respiratorias Agudas, en pacientes menores a 2 años.

Desde el descubrimiento de HBov, los trabajos epidemiológicos han ido en aumento y se lo detectó en todo el mundo en muestras nasofaríngeas, suero y heces. Estos estudios demostraron que HBoV podría ser el responsable de un porcentaje nada desdeñable debronquiolitis y sibilancias recurrentes en niños de corta edad.

El trabajo muestra una frecuencia de infección por HBoV del 9,1% (para el período 2014-2016) en menores de 5 años, un porcentaje similar al hallado por otros trabajos en el centro del país. Se observa una clara estacionalidad entre los meses de junio-septiembre, siendo ésta una información de suma importancia para el sistema clínico pediátrico al momento de evaluar las IRA.

Para Deluca “existen todavía puntos que dilucidar respecto de la infección por este agente, y describir su circulación en distintas regiones de nuestro país es un primer paso hacia el objetivo de lograr mayor claridad sobre su rol patogénico”.

Importancia para el diagnóstico.

Una de las principales inquietudes que generó la elaboración de este proyecto es la limitación que se tiene actualmente frente al diagnóstico de agentes virales asociados a infecciones agudas de las vías aéreas inferiores y el desconocimiento que existe en el Nordeste sobre epidemiología de “Nuevos Virus”, dada la escasa cantidad de trabajos de investigación hechos hasta el momento que constaten el impacto de los mismos.

Esto era, hasta hace muy poco, reflejo de la poca importancia que se le daba al diagnóstico etiológico de las infecciones virales, particularmente por la inexistencia de tratamiento quimioterápico específico. Actualmente, esta tendencia es revertida por múltiples razones.

En este sentido, juegan un papel importante la aparición de nuevos medicamentos antivirales como, por ejemplo, el Oseltamivir para FluA y los anticuerpos monoclonales para RSV. Además, otro factor que impulsa el creciente interés por el diagnóstico viral específico son los múltiples inconvenientes que se registran por el uso inadecuado e indiscriminado de antibióticos, cuando los mismos no son necesarios.

FUENTE:  Universidad Nacional del Nordeste – Facultad de Medicina l Juan Monzón Gramajo l Departamento de Comunicación Institucional