La rehabilitación de la operación de reemplazo de cadera ha mejorado notablemente, los cuidados en manos de un kinesiólogo son es tan importante como la propia cirugía. Los movimientos inadecuados frustran la recuperación del paciente.

Viviana Vitelli, una kinesióloga fisiatra argentina, desarrolló una almohada especial para mejorar el período post quirúrgico de personas operadas de cadera. Se puede utilizar para  impedir la luxación de la prótesis operada (que se salga de lugar) y prevenir complicaciones post operatorias como las bronconeumonías, ulceras, llagas o escaras en la piel (por la inmovilidad prolongada del paciente),  ya que la almohada permite la rotación de la persona ni bien egresa del quirófano.

En Argentina se realizan 34 mil cirugías de cadera por año, 90 por día,  según la Sociedad Argentina de Osteoporosis, permitiendo mejorar la calidad de vida de los más ancianos, porque la intervención alivia el dolor crónico, mejora la funcionalidad del cuerpo y recupera movimientos perdidos.

Actualmente se ve incrementado  el número de estas prácticas, ya que se realizan también en pacientes más jóvenes. Así las fracturas de cadera son una problemática que se incrementa también, en forma proporcional, con el crecimiento de la expectativa de vida.

El período post operatorio es vital. La tasa de mortalidad después de la fractura de cadera sigue siendo elevada y la intervención de un profesional kinesiólogo reasegura el éxito de la cirugía. Los ejercicios de kinesiología previenen atrofias, pero hay que evitar la luxación que termina arruinando la operación.

“La nueva almohada, con un diseño especial para el pos-operatorio,  nos permite sostener una postura ideal del paciente e impide los movimientos inadecuados de la pierna durante el posoperatorio que puede derivar en luxación de la prótesis y muy probablemente el paciente tenga que volver al quirófano”, explicó la kinesióloga fisiatra, Viviana Vitelli, (MN5011) desde el Colegio de Kinesiólogos de la Provincia de Buenos Aires, (CoKiBA).

La recuperación de una intervención de cadera se puede extender hasta 6 meses o más, pero, para acelerar el proceso y evitar atrofias musculares y rigidez de la articulación, es clave comenzar con la rehabilitación kinesiológica desde el primer día  y para eso, la almohada especial resulta de suma utilidad.

La almohada también puede ser utilizada para lesiones de rodilla o tobillo ya que hay varios modelos como opción, según la lesión a tratar.

Vitelli detalló que “cuando se descansa de costado,  sobre el lado sano, no se debe cruzar  el miembro operado por delante del sano o sobre la línea del borde de la cama. Con un almohadón  común (que se utiliza tradicionalmente) se adoptan posturas inapropiadas que pueden causar una lesión  que altere el proceso de rehabilitación. Con este nuevo recurso se reduce esa problemática al permitir la rotación postural del paciente, fundamentalmente en pacientes añosos o con antecedentes clínicos a considerar”.