Inmediatamente después de nacer, los médicos del Hospital “Iriarte” de Quilmes comprobaron que Thiago tenía serías dificultades para respirar. Había nacido con un defecto cardíaco cianótico.

“Ni bién nació mi hijo me dijeron que tenía un problema cardíaco y que iba a ser derivado al hospital El Cruce. Y así fue que llegamos a este hospital. Y a los seis días de nacer lo operaron. Fueron horas muy difíciles”, recuerda la mamá de Thiago, que además es madre de otros tres hijos.

La malformación con la que nació Trhiago implica que los dos vasos principales por los que la sangre sale del corazón, la aorta y la arteria pulmonar, están intercambiados o transpuestos. Esto provoca una disminución del oxígeno en la sangre bombeada desde el corazón al resto del cuerpo.

Frente a este panorama, el médico recuperador cardiovascular infantil, Lucas Alejandro Terreni, explicó que “la única solución para Thiago era quirúrgica”.

El coordinador del equipo de cirugía cardiovascular, Alejandro Jorajuría, detalló que la cirugía consistió en la sección e inversión de los grandes vasos y reimplante de las arterias coronarias, llamado “switch arterial”. “Una intervención compleja”, señaló el profesional.

Por su parte, Alejandra Vecchio, coordinadora de la Terapia Intensiva para la Recuperación Cardiovascular, contó cómo fueron las primeras horas del postoperatorio de Thiago, “a las seis horas de la operación comenzó con una disfunción crítica del ventrículo izquierdo. Por eso, hubo que conectarlo al equipo de Oxigenación por Membrana Extracorpórea (ECMO), que es un sistema de soporte circulatorio y respiratorio extracorpóreo que representa una técnica muy avanzada dentro de la terapia intensiva para recuperación de las funciones. En este caso, permitió que el ventrículo izquierdo se recuperará del postoperatorio y se adaptará a la nueva exigencia de asumir la circulación sistémica”.

Durante los cuatro días posteriores, Thiagó permaneció conectado a ese equipo hasta que pudo recuperar sus funciones. Días después, y gracias a los cuidados del equipo de salud del hospital, el bebé fue evolucionando: pasó de la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos de Recuperación Cardiovascular al sector de Cuidados Intermedios Pediátricos.

Con  el paso del tiempo, su evolución fue muy satisfactoria, tanto que ayer fue dado de alta con las funciones cardíacas impecables y hasta toma leche del pecho materno.

EL EQUIPO

De la intervención de Thiago participaron los doctores Miguel Ángel Chappuis, Mauro Higa y  Enrique Médano, y Paula Manso de cardiología infanti; y los técnicos perfusionistas, Gabina Méndez, Liliana Delli Carpini, Eduardo Astorga. Asimismo, también intervinieron los recuperadores cardiovasculares, el servicio de enfermería, ingeniería clínica, laboratorio, hematología y medicina transfusional.

CENTRO DE CARDIOPATÍAS CONGÉNITAS

En el Hospital de Alta Complejidad en Red “El Cruce” se consolidó como Centro Coordinador del Programa de Cardiopatías Congénitas para la Región Sanitaria VI, y para el resto de la provincia de Buenos Aires, y todo el país.

Desde que comenzó a implementar el Programa Nacional de Cardiopatías Congénitas en 2009, ya realizó más de 700 cirugías, tanto en pacientes pediátricos como en adultos.