Con el objetivo de facilitar la tarea de los profesionales médicos y el equipo de salud dedicado a atender pacientes con cuidados paliativos, el Instituto Nacional del Cáncer, dependiente del Ministerio de Salud de la Nación, puso en marcha la línea telefónica de atención profesional en cuidados paliativos.

La línea telefónica (011) 5032-2481 se encuentra disponible de lunes a viernes de 9 a 17 hs. y responde de inmediato ante situaciones de consulta espontánea que se presentan a médicos generalistas y clínicos que necesitan orientación y soporte en este tema.

Cuando los profesionales llaman, reciben la atención de una médica especialista en cuidados paliativos que los guía con indicaciones específicas sobre el control de los síntomas, la administración de la medicación opioide por vía oral o vía subcutánea, y la toma de decisiones en condiciones clínicas complejas.

Además, en caso de requerir seguimiento para algún caso concreto, a través de este contacto, los profesionales pueden ser derivados con los referentes provinciales del Programa Nacional de Cuidados Paliativos del INC.

El servicio también ofrece información sobre centros de atención paliativa y formas de acceso a este tipo de medicamentos.

Esta iniciativa, que se encuentra operativa desde el 1 de diciembre de 2017, fue proyectada por el Programa Nacional de Cuidados Paliativos del INC ante la necesidad de fortalecer los cuidados paliativos en atención primaria de salud.

Según la Dirección Estadística e Información de Salud del Ministerio de Salud de la Nación 63.425 personas mueren por cáncer cada año en el país, lo que representa al 19,5% del total de las defunciones (2015). Las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud indican que el 80% necesita cuidados paliativos.

En este contexto la atención paliativa garantiza el derecho a gozar de la vida en plenitud hasta su fin, permitiendo sobrellevar el dolor y las circunstancias adversas.

Los cuidados paliativos no aceleran ni retrasan la muerte, sino que ofrecen el alivio de los síntomas lo que promueve una vida activa, ayuda a la persona a poner sus asuntos en orden y le garantiza el cuidado digno e integral de sí misma y de sus allegados.