“Muchos de los avances terapéuticos del siglo pasado podrían perderse debido a la propagación de la resistencia a los antimicrobianos”, plantean desde la OMS. El informe Antimicrobial resistance: global report on surveillance 2014 puso de manifiesto que la resistencia a los antimicrobianos es un fenómeno generalizado que puede afectar a toda persona en cualquier lugar del mundo.

La resistencia a los antimicrobianos -fármaco resistencia- es un término general que incluye las resistencias a fármacos que tratan infecciones causadas por microorganismos como las bacterias, virus y hongos. En cuanto a la resistencia a los antibióticos, las bacterias pueden producir modificaciones en respuesta al uso de los mismos, generando la ineficacia de estos medicamentos.

La fármaco resistencia es un fenómeno evolutivo natural: cuando los microorganismos se exponen a un antimicrobiano mueren los más sensibles y quedan solo los resistentes. Estos últimos tienen la capacidad de transmitir esa resistencia a su descendencia.

El uso inadecuado de los antimicrobianos es uno de los factores determinantes de la fármaco resistencia. Por ello “es necesaria la colaboración de los prescriptores, los farmacéuticos y dispensadores, la industria farmacéutica, el público y los pacientes, además de los formuladores de políticas”, afirman desde la Organización Mundial de la Salud.

Worldwide country situation analysis: Response to antimicrobial resistance es un análisis publicado en el 2015 por la OMS, en el que se explicita la situación de los países de todo el mundo respecto de la respuesta a la resistencia a los antimicrobianos. En él se evidencia que, pese a los esfuerzos de los gobiernos para hacer frente al problema, existen importantes inconsistencias en las medidas que es preciso adoptar. “Este documento describe esa amenaza, algunas de sus causas principales y la contribución de la OMS a la respuesta mundial”, manifiestan desde el organismo internacional.

En este sentido, la OMS impulsa la campaña para el uso correcto de los antibióticos, indicando la importancia de asesorarse por un profesional antes de consumirlos: «Pida asesoramiento a un profesional sanitario cualificado antes de tomar antibióticos».

Para contribuir a la respuesta mundial frente a esta problemática, este organismo ha trazado varios objetivos estratégicos. Por un lado, plantea tareas vinculadas a la concientización, educación y capacitación más eficaces en torno al uso de los antibióticos. Objetivo que se vincula de modo directo con la población: uso adecuado de fármacos y bajo asesoramiento profesional, y lavado de manos, por ejemplo.

Por otro, en una línea más directa con estados y gobiernos, proponen reforzar los conocimientos y la base científica a través de la vigilancia y la investigación; reducir la incidencia de las infecciones mediante medidas eficaces de saneamiento, higiene y prevención de las infecciones; el uso óptimo de los antimicrobianos en la salud humana y animal; y preparar argumentos económicos a favor de una inversión sostenible que tenga en cuenta las necesidades de todos los países, aumentando la inversión en nuevos medicamentos, medios de diagnóstico, vacunas y otras intervenciones

Un dato importante a destacar es el uso de antibióticos en la ganadería, siendo esta actividad una fuente de resistencia. “En la ganadería se utilizan dosis subterapéuticas de antibióticos para fomentar el crecimiento o prevenir enfermedades, y ello puede llevar a la aparición de microorganismos resistentes que se transmitan al ser humano”, dicen desde la OMS.

Las deficiencias de la prevención y el control de las infecciones, a su vez, amplifican la fármaco resistencia. Los pacientes hospitalizados son uno de los principales reservorios de microorganismos resistentes y los pacientes portadores de esos microorganismos pueden ser una fuente de infección para otros. Además, la debilidad de los sistemas de vigilancia contribuye a la propagación de la resistencia antimicrobiana. Algunos países, por ejemplo, carecen de laboratorios en los que se puedan identificar con exactitud la resistencia, lo que dificulta la detección de la aparición de resistencia y la rápida adopción de medidas.

Por último, la OMS plantea que las inversiones en el desarrollo de nuevos antimicrobianos son insuficientes y que las investigaciones sobre nuevas pruebas diagnósticas para detectar los microorganismos resistentes son insuficientes. Lo mismo ocurriría con las nuevas vacunas para prevenir y controlar las infecciones.

Desde el Ministerio de Salud de la Nación, se suman a comunicar a la población sobre la resistencia a los antibióticos. En este sentido, sugieren algunos tips para el uso de estos medicamentos y la prevención de infecciones:

¿Cómo podés usar responsablemente los antibióticos?
  • Utilizá antibióticos únicamente si te los receta un médico o un odontólogo.
  • Tomá el antibiótico siguiendo sus indicaciones en cuanto a: duración del tratamiento, dosis y horarios de toma.
  • No uses antibióticos que te hayan sobrado ni los compartas con otra persona.
¿Cómo podés prevenir infecciones y evitar el mal uso de antibióticos?

Siempre tené en cuenta estos consejos sencillos para no enfermarte.

  • Lavate las manos frecuentemente con agua y jabón.
  • Evitá el contacto con personas enfermas en los períodos de contagio.
  • Usá preservativo en todas tus relaciones sexuales.
  • Tené al día las vacunas del Calendario Nacional de Vacunación.
  • Sostené la lactancia materna

Julieta Salemme

Licenciada en comunicación social, especialista en análisis político y docente universitaria.