Las Obras Sociales Provinciales (OSP) que conforman el COSSPRA,  ofrecen en la mayoría de las provincias una cobertura del 100% en medicamentos y tiras reactivas; lo mismo que en casi la totalidad de las prácticas médicas vinculadas al control de esta enfermedad cuya prevalencia está en aumento.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la prevalencia mundial de la diabetes en personas mayores de 18 años ha aumentado del 4,7% en 1980 al 8,5% en 2014. Ese año el 8,5% de los adultos tenía diabetes; mientras que en 2015, 1,6 millones de personas fallecieron como consecuencia directa de esta patología.

Para revertir esta tendencia y poder hacer un seguimiento más directo del beneficiario, muchas OSP dan cobertura bajo programa o subprograma específico. Dentro del primer ejemplo, entran ISSN (Neuquén), OSEP (Catamarca), IOSPER (Entre Ríos), DOS (San Juan) o INSSSEP (Chaco); mientras que en el segundo caso se encuentra IAPOS  (Santa Fe), que contempla esta patología bajo el Programa de Enfermedades Cardiovasculares.

En el caso de la Región NOA, compuesta por las obras sociales ISJ (Jujuy), OSEP (Catamarca), IOSEP (Santiago del Estero), IPS (Salta), IPSST (Tucumán) y APOS (La Rioja) definieron trabajar bajo un programa desarrollado en forma conjunta, llamado DiabesNOA. Lo abordaron como una fortaleza de la región, ya que tiene prestadores en común. El acceso a las consultas y prácticas, tanto médicas como de laboratorio, se establece mediante una chequera de entrega semestral.

A su vez, las OSP vienen desarrollando políticas de prevención de la diabetes y otras enfermedades crónicas no transmisibles, a la par de la cobertura específica para el tratamiento. Por ejemplo, IOSPER (Entre Ríos) realizó acuerdos con la Liga Entrerriana de Ayuda a Personas con Diabetes, para la promoción de hábitos saludables en la comunidad -charlas informativas a cargo de médicos especialistas; los primeros sábados de cada mes se colabora en Talleres de Cocina Saludables abiertos al público en general, y los segundos sábados de cada mes participan de Jornadas de Detección de Glucemia en la vía pública-. A través de un convenio con la Sociedad Argentina de Diabetes (SAD), podrán ofrecer a corto plazo un  estudio para determinar si el tratamiento que realizan es efectivo o no.

Por su parte, desde el ISSN de Neuquén se realizan campañas tanto de promoción primaria como secundaria y encuestas de salud durante actividades específicas, en los lugares de trabajo. Además, participan en diferentes actividades en la provincia y organizan talleres de educación para el afiliado diabético y su familia.

OSEP Catamarca, en tanto, gestiona talleres educativos con la finalidad de prevenir las complicaciones de la patología y cuenta con uno destinado a los afiliados diabéticos y sus familiares –en el marco del día mundial-, que trabaja sobre la aceptación de la enfermedad, el compromiso y adhesión al Programa.

Mientras que el IPS de Salta brinda talleres de educación en diabetología a cargo de médicos especialistas. Cada encuentro –son cuatro por cada taller- se trabaja una  temática particular.

En cuanto a la cobertura de tratamiento y control, además de las prestaciones médicas -consultas con diabetólogos, cardiólogos o clínicos, entre otros-, análisis de laboratorio o prácticas -electrocardiogramas o ergometrías, por ejemplo-, se ofrecen otras opciones para mejorar la calidad de vida de los pacientes y su núcleo familiar.

IOSEP (Santiago del Estero), ofrece un espacio diario para dar cumplimiento a la actividad física y realiza la entrega de los equipos de monitoreo de glucemias mediante talleres de capacitación y educación diabetológica dentro del Centro Calidad de Vida.  A su vez, ISSN (Neuquén) contempla una evaluación podológica trimestral, y el INSSSEP (Chaco) suma enfermeras educadoras  (dos en farmacia social y una en el programa).

“Es importante prevenir, trabajar sobre la toma de conciencia de las consecuencias de la diabetes y reducir al mínimo las complicaciones una vez diagnosticada, para mejorar la calidad de vida” comentan desde el COSSPRA.

En Argentina, la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo -realizada en el 2009- indica que 9,6% de los argentinos tienen diabetes, siendo más frecuentes en personas de mayor edad, menores recursos económicos y menor nivel educativo. En base a estos datos, la SAD estima que habría aproximadamente 3.851.242 personas con diabetes en nuestro país.

Consecuencias 

La diabetes puede dañar el corazón, los vasos sanguíneos, ojos, riñones y nervios.  “Se estima que los adultos con diabetes tienen un riesgo 2 a 3 veces mayor de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular”, afirman desde el Consejo. Además, “la neuropatía de los pies combinada con la reducción del flujo sanguíneo incrementa el riesgo de úlceras de los pies e infección, pudiendo llegar incluso a una amputación”, amplían.

Mientras que la retinopatía diabética es una causa importante de ceguera (2,6% de los casos mundiales de ceguera es consecuencia de la diabetes) también es responsable de la insuficiencia renal. “Por esto es muy importante la prevención sustentada en modos de vida saludable; la detección temprana para poder evitar mayores consecuencias vinculadas a esta enfermedad; y el seguimiento para garantizar una mejor calidad de vida”, concluyen desde COSSPRA.

Acciones individuales para la prevención 

  • mantener un peso corporal saludable
  • evitar el sedentarismo y realizar, al menos, 30 minutos de actividad regular de intensidad media
  • llevar una dieta saludable, evitando el azúcar y las grasas saturadas
  • evitar el consumo de tabaco