A partir de enero de 2017, la vacuna conjugada 13 valente  (PCV13) figura en el calendario nacional de vacunación también para los adultos mayores de 65 años y personas con factores de riesgo, complementando así a la polisacárida 23 valente (PPSV23) que ya se encontraba disponible. Esta vacuna, además de proteger contra las formas invasivas, previene en un 46% la neumonía. De esta manera, la protección se contempla con un esquema secuencial de dos vacunas (PCV13 y PPSV23).

Según una encuesta realizada por Pfizer a más de 3.100 adultos –con una edad promedio de 61 años- en siete países de América Latina, el 72% de los encuestados confía en las vacunas para prevenir las enfermedades infecciosas y el 71% cree que la vacunación puede prevenir la neumonía.

Sin embargo, sólo el 21% -1 de cada 5 entrevistados- está vacunado contra la neumonía, con grandes diferencias en la tasa de vacunación por país: 33% Brasil, 19% Argentina, 12% Chile, 11% Costa Rica, 10% México, 7% Perú y 6% Colombia.

Entre las razones que argumentan para no estar vacunados, se identificaron las siguientes: el 59% afirmaron desconocer la disponibilidad de una vacuna; el 42% dice que no se la recomendó un profesional de la salud; el 38% manifiesta la necesidad de más información; y el 37% dice que el doctor nunca le habló al respecto. Mientras que aquellos que sí se vacunaron, alegan la recomendación de un profesional (41%) y la idea de sentirse más seguros (44%).

Por otro lado, y de acuerdo con el Boletín Integrado de Vigilancia Nº384 de noviembre de 2017, realizado por la Dirección Nacional de Epidemiología y Análisis de la Situación de la Salud dependiente del Ministerio de Salud de la Nación,  en las primeras 39 semanas de 2017 se notificaron 145.047 casos de neumonía. Esto representa una tasa acumulada para el total país de 326,0 casos por 100.000 habitantes, lo que resulta un 24% menor a la tasa registrada en la misma semana del período 2011/2016 y 22% menor a la registrada en el mismo período del año 2016.

Las tasas más elevadas de notificación de neumonía se registran en los menores de 5 años seguidos por el grupo de 65 y más años.

El Ministerio de Salud de la Nación, recomienda como medidas preventivas: lavado frecuente de las manos, desechar adecuadamente los pañuelos y cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar. Además, en el caso de los grupos considerados con mayor riesgo, deben recibir la vacunación antineumocóccica, incluida en el Calendario Nacional de Vacunación.

El manual del vacunador contra neumococo, desarrollado en el marco de la Estrategia Argentina 2017-2018, establece la siguiente población objetivo mayor de 5 años:

  • Inmunocomprometidos: inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, infección por VIH, insuficiencia renal crónica, síndrome nefrótico, leucemia , linfoma y enfermedad de Hodgkin, enfermedades neoplásicas, inmunodepresión farmacológica, trasplante de órgano sólido, mieloma múltiple, ssplenia funcional o anatómica, anemia de células falciformes, implante coclear, fístula de LCR.
  • No inmunocomprometidos: cardiopatía crónica, enfermedad pulmonar crónica, diabetes mellitus, alcoholismo, enfermedad hepática crónica, tabaquismo, trasplante de células hematopoyéticas.
  • Mayores de 65 años

La vacunación para prevenir la neumonía en mayores de 65 años y adultos con mayor riesgo, es gratuitas en todos los centros de vacunación y hospitales públicos de Argentina. Las personas del grupo de riesgo entre 5 y 64 años, deben presentar la orden médica correspondiente.

Julieta Salemme

Licenciada en comunicación social, especialista en análisis político y docente universitaria.