De acuerdo con datos oficiales, el índice de desempleo para las personas con discapacidad alcanza el 75% y casi el 44% de ellas son jefes o jefas de hogar. Las cifras condicen con las obtenidos de la última encuesta de Adecco sobre este tema, que arrojó que el 71% de las empresas no tienen personas con discapacidad trabajando.

Recordemos que el 15% de la población mundial vive con algún tipo de discapacidad. En Argentina, esta cifra alcanza a más de 5 millones de personas. Existen más de 100.000 alumnos con discapacidad desde el nivel inicial hasta el medio, de los cuales solo el 7% alcanza un nivel terciario o universitario.

Con respecto al tipo de discapacidades de las personas que sí trabajan, “la mayoría tiene discapacidad motora en un 69%, mientras que también aparecen la intelectual, la auditiva y la visual en menor proporción”, afirma el estudio.  También asegura que sólo el 39% de las empresas tienen algún programa o política que promueve la incorporación de personas con discapacidad.

Al consultarles cuál es la principal motivación para incorporarlas, el 32% afirmó que son las políticas de diversidad, el 31% porque están sensibilizados frente a la temática y quieren hacer algo al respecto, el 14% por afinidad personal con la situación, el 1% por exenciones impositivas y otro 1% porque tiene cupos disponibles, entre los índices más destacados.

Perspectivas a futuro

Si bien la gran mayoría de las empresas (83%) no tuvo nunca empleada a una persona con discapacidad, el 86% afirma que sí la contrataría en un futuro, mientras que un 14% directamente ni lo considera.

Al preguntarles a ese 14% por qué no contrataría personal con discapacidad, el 72% de ellos afirma que no tiene el lugar de trabajo adaptado, el 11% porque es una temática que les cuesta manejar, el 3% por no saber dónde hacer la búsqueda, y otro 14% por no conocer las políticas de inclusión.

Más de la mitad (52%) considera que las exenciones impositivas son un incentivo relevante para incorporar personas con discapacidad a su staff, mientras un 48% opina lo contrario.

Entre las empresas que emplean y/o emplearon personas con discapacidad, el 96% recomienda hacerlo. De ellas, el 60% lo hace porque promueve equipos de trabajo más diversos, el 18% porque aporta otros puntos de vista, el 7% porque mejora el clima laboral y el resto está de acuerdo con todo lo anterior.