Así lo afirmó la representante de la OPS/OMS en Argentina, Maureen Birmingham, durante el Taller de Apertura de la Mesa Sectorial Salud y Cambio Climático, en el marco de la construcción del Plan Nacional de Respuesta al Cambio Climático que lleva adelante Argentina. El encuentro fue organizado por la Dirección Nacional de Determinantes de la Salud del Ministerio de Salud de la Nación.

Un total de 12.6 millones de muertes se producen al año (23% del total) por razones asociadas a ambientes no saludables, de acuerdo con un reciente informe de la OMS. “Muchos de estos efectos serán exacerbados con el calentamiento global”, explicó Birmingham. Por ese motivo, es necesario concientizar al sector salud sobre el impacto del cambio climático y las medidas que se requieren llevar adelante para mitigar sus efectos.

En ese marco, más de 3.400 personas de 21 países de las Américas hicieron el curso de autoaprendizaje Cambio Climático y Salud.

Además, es necesario preparar al sistema de servicios de salud, de manera que los propios centros sanitarios reduzcan la emisión de gases de efecto invernadero, sean más seguros y “verdes”, y logren ser más resilientes, detalló la representante.

Para ello, la OPS cuenta con el Plan de Acción para la Reducción del Riesgo de Desastres, 2016-21, que busca que el sector de la salud pueda prepararse, responder y recuperarse de mejor manera ante las emergencias y desastres. Entre los efectos directos del cambio climático figuran las condiciones meteorológicas extremas, las olas de calor, los incendios naturales y los desastres, como las inundaciones o las sequías extremas, por ejemplo.

En Argentina, “los escenarios climáticos para este siglo resultan ciertamente preocupantes”, indicó en su presentación la Dirección Nacional de Determinantes de la Salud durante el taller. “Según esos escenarios, el aumento de temperatura abarcará todo el territorio, pero será más intenso en el norte donde podría superar los 4° C. Los aumentos serían menores hacia el sur, pero aún en la Patagonia alcanzarían hasta 2° C, que sumados al calentamiento ya producido durante el siglo XX continuarían impulsando el retroceso generalizado de los glaciares”, advirtió.

La cartera sanitaria también alertó sobre el aumento de las precipitaciones y la alteración de los regímenes hidrológicos, la disminución de los recursos hídricos en Cuyo, las pérdidas de la biodiversidad biológica y los aumentos en los procesos de erosión del suelo.

De esta manera, durante la reunión –de la que participaron funcionarios, académicos y expertos en esta temática- se brindó información sobre los efectos del cambio climático en el país y sobre la importancia de llevar adelante acciones intersectoriales para mitigar las consecuencias. Entre estas estrategias se encuentra la promoción del transporte activo, del transporte público con combustibles limpios y de una matriz de combustibles de bajo carbón, entre otras.