El lupus es una enfermedad crónica autoinmune que puede dañar cualquier parte del cuerpo, como la piel, las articulaciones u órganos. El sistema inmunológico –defensa natural del cuerpo- no puede distinguir entre invasores externos y tejidos sanos. Así, crea anticuerpos que atacan y destruyen el tejido sano causando inflamación, dolor y daño en varias partes del cuerpo.

Se estima que afecta a 1 persona de cada 2000 y que un  90% son mujeres en edad fértil, aunque también incide sobre hombres, niños y ancianos. Los síntomas más comunes son la fatiga, la fiebre, el dolor muscular y articular, las erupciones cutáneas y la pérdida del cabello.

“Ante la aparición de síntomas lo primero es recurrir al médico para lograr un diagnóstico precoz antes de que haya efectos irreversibles” dijo Teresa Cattoni, presidente de la Asociación de Lupus Argentina (ALUA), “así se asegura un mejor pronóstico de la evolución de la enfermedad”.

Conocer más sobre esta enfermedad

El Día Mundial del Lupus está patrocinado por la Federación Mundial de Lupus –una coalición de organizaciones de pacientes de todo el mundo entre las que se encuentra ALUA- que trabajan para mejorar la calidad de vida de las personas afectadas por esta enfermedad.

El objetivo de esta organización es crear una mayor conciencia y comprensión del lupus, proporcionar educación y servicios a las personas que viven con la enfermedad, y abogar por ellos. “Lidiar con una enfermedad crónica de las características del Lupus es realmente un desafío porque tiene síntomas que son bastante invalidantes”, comentó Cattoni.

Muchos son los médicos que desconocen los síntomas y efectos que el lupus causa en la salud. Debido a ello, las personas con esta enfermedad  sufren durante años antes de obtener un diagnóstico certero  y un tratamiento médico adecuado.

“Nosotros bregamos por dar estos conocimientos y recursos educativos a pacientes y familiares”, agregó la presidenta de ALUA, “es importante empoderar a pacientes y familiares para que puedan adherir a los tratamientos, tener un mejor diálogo con sus médicos y encuentren la mejor forma de convivir con la enfermedad”.

El trabajo de las Asociaciones de Lupus se centra en la necesidad de mejorar los servicios de salud de los pacientes, abogar por el aumento de la investigación sobre las causas y la curación del lupus, el diagnóstico y tratamiento tempranos y la mejora en los datos epidemiológicos sobre la enfermedad.

Tratamiento

El tratamiento se basa en los síntomas y las necesidades específicas de cada persona dependiendo de cuáles sean los órganos comprometidos y la severidad de la enfermedad. Las características y curso del lupus pueden variar de un paciente a otro, por lo cual es importante el seguimiento médico.

Frecuentemente son utilizados medicamentos que mitiguen el dolor y se sugiere una dieta equilibrada. Un tratamiento eficaz puede minimizar los síntomas, reducir la inflamación y mantener normal las funciones corporales.

Oficina de apoyo y difusión

En la Facultad de Medicina, dependiente de la Universidad Nacional de Buenos Aires, funciona la oficina de Apoyo y Difusión sobre el lupus.

Atiende de lunes a viernes de 9 a 13 horas, en Pte José E. Uriburu 950, en el entrepiso. El teléfono de contacto es (011) 4962-5239

Julieta Salemme

Licenciada en comunicación social, especialista en análisis político y docente universitaria.