Como cada 5 de mayo desde 2009, la Organización Mundial de la Salud (OMS) impulsa la campaña Salve vidas, límpiese las manos, en apoyo a los trabajadores de la salud, con el fin de mejorar la higiene de las manos en la atención sanitaria.

«La lucha contra la resistencia a los antibióticos está en sus manos» es el lema 2017 de esta campaña, que pone sus esfuerzos en mejorar los hábitos de los distintos trabajadores en el ámbito de la salud.

Se estima que cientos de millones de pacientes cada año se ven afectados por infecciones asociadas a la atención sanitaria (IAAS) en todo el mundo. Aunque las IAAS son altamente frecuentes, aún se desconoce la verdadera carga mundial debido a la dificultad de reunir datos confiables.

A nivel global, se calcula que un 61% de los trabajadores sanitarios no se lava las manos cuando es necesario, y que un 31% de los pacientes contrae una infección en el sitio quirúrgico. La mayoría de las IAAS se pueden prevenir mediante una buena higiene de las manos, limpiándoselas en el momento oportuno y de forma apropiada.

En este sentido, la OMS ha trabajado para promover y mejorar la higiene de las manos en los centros sanitarios de todo el mundo mediante la Estrategia Multimodal para la Mejora de la Higiene de las Manos, una guía de aplicación y numerosos instrumentos para la puesta en práctica de dicha estrategia. Estos instrumentos se han probado sobre el terreno, y permitieron obtener nuevos datos sobre las prácticas de higiene de las manos y medidas para mejorarlas.

Campaña 2017 

Considerando que la higiene de las manos es el punto de partida para la reducción de las infecciones asociadas a la atención sanitaria y la mejora de la seguridad del paciente, Salve vidas, límpiese las manos, impulsa la toma de medidas en el lugar de atención de pacientes.

Además de trabajar sobre el impacto que el lavado de manos tiene en infecciones intrahospitalarias y en la calidad de atención en los servicios sanitarios, este año se hará hincapié en la vinculación con la resistencia a los antibióticos.

Para ello, la OMS se ha propuesto llamar a la acción a los siguientes actores sanitarios:

Al trabajador sanitario para que: «Limpie sus manos en los momentos adecuados y detenga de esta manera la propagación de la resistencia a los antibióticos».

A los Directores Ejecutivos y Administradores del hospital para que: «Dirijan un programa de prevención y control de infecciones durante todo el año y así proteger a sus pacientes de infecciones resistentes».

A los encargados de formular políticas para que: «Detengan la diseminación de la resistencia a los antibióticos haciendo de la prevención de infecciones y la higiene de las manos una prioridad política nacional».

A los líderes en prevención y control de infecciones para que: «Implanten los Componentes Esenciales de la OMS para la prevención y control de infecciones, incluida la higiene de manos, a fin de combatir las infecciones resistentes a los antibióticos».

Para conocer más acerca de la campaña Salve vidas, límpiese las manos, puede ingresar a este sitio.

Julieta Salemme

Licenciada en comunicación social, especialista en análisis político y docente universitaria.