Médica especialista en Ginecología y Obstetricia, la diputada por la 7ma. sección electoral, Alejandra Lorden, llegó a la cámara baja luego de las últimas elecciones, el 10 de diciembre, proveniente de presidir el Concejo Deliberante de Saladillo de la mano del radicalismo.

Actualmente preside la Comisión de Salud Pública e integra las de Asuntos Culturales, Igualdad Real de Oportunidades y Trato, y Asuntos Municipales.

¿Cómo llegaste a la presidencia de la Comisión de Salud Pública?

Expresé mi interés al presidente de bloque y al de la Cámara porque entendía que junto con el Dr. Mussi somos los dos únicos de profesión médica; en tanto que soy la única entre los 28 del bloque Cambiemos. Pienso que desde el lugar de la medicina puedo aportar mucho más en lo que es legislación en salud. Esto implica además una gran conexión con el Ministerio de Salud de la provincia y con todas las áreas de la cartera, para poder trabajar en conjunto, acompañando en muchas de las acciones.

¿Qué objetivos te marcaste como los  principales ha alcanzar desde ese rol?

En la apertura de la Comisión de Salud conté cuál era una de mis pretensiones, que tiene que ver con hacer trabajo en terreno. Esto es una nueva modalidad que desde la Comisión pretendemos llevar adelante y tiene que ver con poder ir a todos los hospitales, recorrerlos y conocer su realidad.

En lo que a mí concierne, no me voy a quedar únicamente con la parte legislativa y con mirar cuáles son los proyectos factibles de aprobar. Como presidenta de la Comisión y diputada del bloque oficialista, pienso recorrer los casi 80 hospitales provinciales  y algunos municipales para saber en qué situación se encuentran. Una vez que haga toda la recorrida podré tener un diagnóstico claro de la provincia.

En materia de proyectos legislativos, ¿qué temas te resultan prioritarios?

Tengo más de 15 proyectos de ley, además de declaraciones y resoluciones. Abordé distintos temas que a lo mejor no son directamente de salud pero sí satélites. Uno tiene que ver con violencia de género y se trata del uso de pulseras magnéticas para los casos de hostigamiento, donde haya incumplimiento de la prohibición perimetral. Esto incumbe a la salud mental de las mujeres.

También presenté un proyecto sobre mortalidad materna, que va en consonancia con un pedido expreso de la ministra Ortiz de empezar a registrar las muertes maternas como tales.  Mi propuesta es un poco más ambiciosa y pretende hacer una asistencia integral a los hijos de mujeres fallecidas por esta causa. Esto incluye desde educación para la salud hasta, en casos muy necesarios, la provisión de una vivienda por parte del Instituto Provincial. Sé que es oneroso, pero también que podemos ayudar a que no haya ningún costo si logramos desterrar la muerte materna o si disminuyen, tal como nos vienen pidiendo desde los organismos internacionales.

Otro proyecto de mi autoría tiene que ver con sumar, a través de una tecnicatura,  la figura del paramédico en la provincia de Buenos Aires. Es una figura legal, que sería el Técnico en Emergencias Médicas, que sí existe en provincias como Santa Fe o Córdoba. La Escuela de Enfermería debiera tener una orientación hacia distintas cosas, en este caso yo quise legislar para que haya alguien preparado para la emergentología. Tenemos poco recurso humano médico y el que sale ante la emergencia es el chofer de la ambulancia y esa persona. Este es otro proyecto de ley que también estará sujeto a las modificaciones que se quieran hacer.

También hemos legislado para que la equino terapia sea reconocida como una terapia aprobada, que sirve a un montón de personas con discapacidades, teniendo al caballo como intermediario, donde se genera un vínculo entre quien está a cargo de la equino terapia y el paciente, que fortalece su autoestima.

Recién hablabas de legislar sobre muerte materna, ¿cuáles son las estadísticas al respecto en la provincia?

Las estadísticas están pero no son certeras. Como para que se entienda: una paciente por aborto infectado ingresa al hospital y queda registrada como que murió por asepsis, cuando en realidad fue por un aborto clandestino. Una embarazada con hipertensión, pasa a terapia, muere y anotan su defunción como un ACV. Esto es falta de valoración de la estadística por parte del profesional de la salud, algo que estimo debiera estar más presente en los programas de formación.

¿Qué rumbo esperás que tome la política sanitaria bonaerense en los próximos 4 años?

Me interesa trabajar en mejorar lo que es mortalidad infantil, materna y prevención. Todo lo relativo a hacer hincapié en la atención primaria de la salud. Se gasta mucho y mal. Los médicos no estamos entrenados para saber que si le indicamos un medicamento por su  marca comercial, el paciente que se acerca a un centro de atención primaria de la salud se va a ir y va a llegar a la internación con un problema grave porque no va a poder comprarlo.

Nos falta un trabajo en conjunto que apunte a la prevención, a tener estadísticas concretas y reales, a poner metas y estrategias que hagan que en estos cuatro años acompañemos lo que pretende nuestra Gobernadora. Esto es mejorar los hospitales que están afectados ediliciamente, porque no va a haber creación de nuevos. La política en salud apuntará al recuso humano y a que el hospital sea una cosa dinámica, donde realmente entre la gente que tenga que entrar pero habiendo pasado por centros que antes no funcionaba.

El gobierno ya tiene los ejes de trabajo, pero están en esta instancia de investigación, reordenamiento y recorrida, porque además junto con lo que es planificación viene la emergencia, entonces por ahí están planificando una cosa y tienen que salir corriendo porque hubo un problema en un hospital. Es una tarea intensísima y yo lo que quiero hacer como legisladora, y sobre todo como oficialista, es acompañar todo lo que propone la Ministra.

Entonces, ¿estás convencida que las políticas futuras en salud públicas apuntarán a la prevención?

En relación a la campaña de vacunación se hizo una cuantificación de los vacunados en la provincia y se vio que el porcentaje en algunos hospitales del interior era alto, pero en otros del conurbano y del interior de la provincia muy bajos. Vacunar es prevenir y  entonces había que salir a trabajar fuertemente. Por eso se hizo campaña en los medios para poder promocionar que aquella mujer u hombre se acerque a su centro de salud.

A lo largo de las audiencias y entrevistas con los Ministros se puede ir viendo el perfil del gobierno que integramos y cuáles son las aspiraciones para poder acompañarlos desde el punto de vista legislativo.

Creo que los bonaerenses fallamos en no tener buenas estadísticas. El argentino le ha dado poca bolilla a esto y sin una estadística clara y verdadera no se puede hacer un buen diagnóstico. Tampoco se pueden trazar estrategias para mejorar ese diagnostico y darle tratamiento o cura.

En una de las primeras reuniones que tuve en el Ministerio de Salud con el jefe de Gabinete, Roberto Chuit, le comentaba que como los hospitales se evalúan por camas ocupadas y no por producción, o sea cantidad de atención, se miente en la estadística. Si una ciudad tiene pocos internados y poca actividad de internación hospitalaria y poca actividad de terapia intensiva es porque evidentemente tiene una buena atención primaria de la salud y la gente no llega a la internación. Y me parece que es un nuevo paradigma, porque si seguimos evaluando desde la cantidad de camas ocupadas nos van a seguir  mintiendo. En la salud la prevención es importantísima y lo que se cree que es un gasto es ahorro. Por lo tanto hay que apuntar ahí.

FUENTE: Comunicar Salud – Por Silvina Iturralde