El Instituto de Investigación Sanitaria de la Seguridad Social (IISSS) dio su gran paso el último 9 de abril, cuando realizó su primer Congreso de Salud de los Trabajadores. Allí se realizaron jornadas de capacitación, talleres gratuitos y llegaron invitados internacionales para brindar su conocimiento en dos conferencias: Michael Drummond y Beatriz González López-Valcarcel. El evento tuvo una gran concurrencia y contó con la participación de casi todos los sectores de la salud. Benjamin Surace, presidente Ejecutivo del IISSS, le  explicó a Comunicar Salud por qué motivos se creó este Instituto y cuáles son sus metas a alcanzar. 

-¿Desde cuándo existe el instituto y con qué objetivos se creó?

El instituto empezó como una comisión de técnicos y profesionales, médicos, abogados, contadores de distintas obras sociales que se veían con problemas de financiamiento y tuvieron que reunirse para generar ese reclamo en forma unida y con argumentos técnicos. Esa fue una solicitud que nos hicieron los dirigentes sindicales a los cuerpos de profesionales. Empezaron con reuniones de una comisión técnica, esa comisión trabajó durante fines de 2012 y todo el 2013 en resolver estos problemas en conjunto con las autoridades de la Superintendencia de Salud, que se pusieron a disposición de conversar y de tener diálogo sobre todos esos temas y trabajar en buscar en conjunto las soluciones. El cuerpo fue tomando tanta continuidad, permanencia y consistencia que se generó la idea, en comunicación con los dirigentes, de crear un instituto. Es así que la comisión fue transformándose en un instituto. Hubo un aporte de la obra social de Obras Sanitarias en dejar un predio, un edificio que tiene cuatro aulas, una biblioteca y salas de reuniones lo que permitió a la comisión y luego el Instituto comenzara a trabajar allí. También realizar, durante todo el 2014, actividades de investigación y de educación. Y el punto cumbre de este trabajo es este primer congreso del Instituto.

– Mencionó que trabajaron con la Superintendencia. Actualmente, ¿siguen trabajando con estos organismos?

-Claro. Y no sólo con la Superintendencia. Nosotros, como somos un organismo de investigación y de introducción de resultados y de análisis de datos con distintos especialistas, trabajamos para cualquiera que necesite, dentro del sector de la salud de Argentina, datos de la seguridad social, que son de 16 millones de personas.

-¿Con los Ministerios también?

Por supuesto. Estamos abiertos a todos. De hecho en este Congreso se ha formalizado un trabajo en conjunto con la Superintendencia de Riesgo de Trabajo, una capacitación para aquellos trabajadores que la requieran en nuestro Instituto. Hay muchas actividades que se hacen en colaboración con los organismos públicos.

-Al momento de capacitar, ¿cuáles son los temas que abordan?

-Hay distintos temas: por un lado está la capacitación para el trabajo diario de una obra social y todo lo que requiere para su formación en su cuerpo de administrativos. Esto es, por ejemplo, cursos para personas capacitadas en administración, en dar turnos, en facturar, en liquidar. Por otro lado se toman capacitaciones de mayor complejidad, como formar auditores médicos, incluso para prestaciones de alta complejidad. Durante el año pasado se estuvieron haciendo estas dos cosas, de un lado y del otro, utilizando toda la capacidad para cubrir esta necesidad que tenía el sector.

 -¿A quiénes está dirigido este primer Congreso?

-Está dirigido a los trabajadores. Y dentro del trabajador, el sector salud es un escenario muy grande: están los dirigentes sindicales que son los responsables de las obras sociales y están los propios trabajadores de las obras sociales, desde el presidente, los dirigentes, los médicos, los abogados, los contadores o los administrativos, que forman parte del trabajo cotidiano. La idea es que este mensaje llegue a todos.

– Las dos conferencias principales, tanto la de Drummon como la de la Dra. González López, abordan el tema de las nuevas tecnologías en relación al gasto y a su incorporación. ¿Cuál es la mayor preocupación del Instituto en relación a esto?

-Respondo con un ejemplo: hice mi maestría en sistema de salud en el año 1998-1999, desde ese entonces nos decían que el conocimiento médico avanzaba a una velocidad tan grande que si uno se iba a una isla y no leía nada más, iba perdiendo 20 por ciento del conocimiento por año. Al cabo de cinco años no podrías ejercer la medicina. Eso quedó, hoy, atrasado. En la actualidad se habla de que en los últimos 20 años se avanzó más que en los últimos 2000 años, así que lo que va a pasar dentro de 10 años es inimaginable ahora. Por eso las nuevas tecnologías influyen tanto. El tema pasa por definir  cómo adecuar los recursos que están disponibles en salud a los costos de las nuevas tecnologías.

FUENTE: Equipo Comunicar Salud – Por Ayelén Di Leva