(17/02/2014) El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, anunció el miércoles pasado un acuerdo con los laboratorios para retrotraer los precios de 18.000 medicamentos al 15 de enero pasado. Cuando faltan horas para que entre en vigor, no obstante, el acuerdo está lejos de haberse firmado , según confirmaron a LA NACION fuentes oficiales. «No está cerrado el tema», admitieron en el Ministerio de Economía. «El problema es que los laboratorios quieren una canasta con medicamentos a precio fijo, pero después no quieren retrotraer todos los precios, sólo algunos», aseguraron las fuentes. 

El viernes a última hora, los representantes de las tres principales cámaras que agrupan a los laboratorios que operan en el país -Caeme (de las empresas multinacionales), Cilfa (de las empresas nacionales) y Cooperala (básicamente, cooperativas de capital argentino)- se reunieron con Capitanich; el ministro de Economía, Axel Kicillof, y el secretario de Comercio, Augusto Costa, para tratar de llegar a un acuerdo. Sin embargo, no tuvieron éxito, y según dejaron trascender desde las empresas, las negociaciones están bien trabadas. 

A comienzos de año, la industria había ofrecido al Gobierno una canasta de 600 medicamentos a precio congelado, y además ponerles un tope de 20% a los aumentos de precios del resto. El Gobierno rechazó la propuesta, y después de la devaluación de los últimos días de enero redobló su apuesta y pidió a la industria que diera marcha atrás con todas las subas de precios que había realizado desde diciembre hasta entonces. Muchos laboratorios habían aprovechado la salida de Guillermo Moreno, en noviembre pasado, para poder retocar sus precios. El entonces secretario de Comercio Interior sólo les había habilitado en todo el año subas promedio del 10% (y les había prometido por lo menos un 12%), cuando el sector había cerrado paritarias con aumentos de salarios de 26 por ciento. 

Así las cosas, la industria terminó por presentar una contrapropuesta, que fue la anunciada la semana pasada por Capitanich: una canasta de 600 medicamentos a precio fijo, y el resto de los productos con precios al 15 de enero pasado. 

Pero el anuncio de Capitanich no había terminado de consensuarse con el Ministerio de Economía. Tanto que ese mismo día los ejecutivos del sector habían dejado trascender que faltaba negociar los detalles del acuerdo. A fines de la semana pasada quedó en evidencia que la negociación no sería fácil. Y, nuevamente, quedaron a la vista las diferencias entre los miembros del gabinete económico. 

«Aceptaron de palabra algo y después retrocedieron, con lo cual nunca se firmó el acuerdo», confiaron a LA NACION en un laboratorio. «No sabemos si hay una pelea de poder, pero la industria no tiene hoy mucho margen para bajar mucho más los precios, menos teniendo en cuenta la dependencia que tiene de componentes importados», aseveró. 

En el sector dicen que una de las diferencias con Economía surge porque en el equipo que conduce Axel Kicillof quieren que todos los medicamentos (unos 18.000) no suban más de 9,6%, cuando la industria se había comprometido a una suba promedio de esa magnitud, lo que implica que algunos subirían más que otros. 

Esgrimen, después de todo, que la propuesta que le hicieron al Gobierno es superadora de la que la Secretaría de Comercio ya firmó hace algunas semanas con Capgen, la cámara que reúne a los fabricantes de medicamentos genéricos. A estos laboratorios se les aprobó una suba promedio también del orden de 9%, mientras que las empresas agrupadas en Cilfa, Cooperala y Caeme dicen que, en su caso, tienen costo adicional no menor, que es el de los visitadores médicos, cuya paritaria cerró el año pasado con aumentos de 25%, y además financian un porcentaje de los descuentos que hacen el PAMI, las obras sociales y las prepagas, que para la industria representan unos 1200 millones de pesos al mes. 

«Los laboratorios queremos seguir subsidiando al PAMI y a las obras sociales, pero tampoco se puede hacer a pérdida», deslizó otro ejecutivo del sector. 

ANUNCIO FALLIDO 

Jorge Capitanich, el miércoles pasado

«Llegamos a un acuerdo y se van a retrotraer al 15 de enero los precios de 18.000 productos a partir de la semana que viene, y habrá una disminución de 600 precios a diciembre», dijo.

FUENTE: La Nación – Por Florencia Donovan

Silvina Iturralde

Licenciada en comunicación social, especialista en asuntos corporativos y periodista con amplia trayectoria en medios nacionales.