(24-07-2013) Con el aumento del sedentarismo y las malas costumbres alimenticias, la diabetes se ha transformado en uno de los principales desafíos sanitarios del siglo XXI. Se estima que más de 250 millones de personas en el mundo tienen esta enfermedad, que se caracteriza por una elevada concentración de azúcar (glucosa) en la sangre. El método de control por excelencia de la diabetes es la medición de la Hemoglobina A1c (HbA1c) en sangre, que permite saber si el paciente tiene estabilizado su nivel glucémico o si se necesita modificar el tratamiento. 

Para tener un panorama claro sobre la situación de los pacientes diabéticos que se atienden en el Hospital Durand de Buenos Aires, se realizó recientemente una campaña de detección de Hb A1c entre quienes concurrían al Servicio de de Nutrición y Diabetes. La Dra. Graciela Fuente, jefa de ese servicio, explica la importancia de este análisis y los resultados del screening que fue supervisado por las doctoras Andrea Martínez y Adriana Varela. 

Las muestras de sangre se tomaron con un novedoso equipo que brinda resultados confiables en siete minutos y que mide la HbA1c en sangre obtenida a partir de un pinchazo en un dedo; es decir, sin necesidad de extraer sangre de la venas. “Más de la mitad de los pacientes presentó glucemia elevada”, informa Fuente.

– ¿En qué consiste la medición de la HbA1c y cómo se realiza?

– Se trata de un análisis de laboratorio que permite evaluar el promedio de glucemias de un paciente con diabetes Mellitus (tipo 1 o tipo 2), abarcando un período retrospectivo de unos tres meses. Es muy importante, porque brinda información valiosa al reflejar la concentración de glucosa en sangre que ha tenido la persona durante ese tiempo. Se suele realizar con una extracción de sangre venosa, pero también se puede obtener por medio de aparatos especiales, que utilizan sangre capilar por medio de un pinchazo en un dedo. Esto último es lo que hicimos durante la reciente campaña de detección en el Hospital Durand.  

– ¿A qué pacientes les realizaron esta prueba y con qué objetivo? 

– En la Unidad de Nutrición y Diabetes del Hospital Durand la patología más atendida es justamente la Diabetes Mellitus, entonces, se realizó la medición de la HbA1c a los pacientes que suelen concurrir a nuestro Servicio. El objetivo fue conocer el valor que presentaban en ese momento, como para poder comparar con el análisis anterior que tuvieran esos pacientes y, en el futuro, poder realizar nuevamente esta determinación de manera de poder intervenir si fuera necesario mejorar el control glucémico.

– ¿Qué beneficios le aporta al paciente diabético conocer el nivel de la HbA1c?

– Tanto para el paciente con diabetes como para el médico es un análisis que brinda un dato muy importante, ya que permite evaluar los resultados del tratamiento que se ha indicado.

–  ¿Qué encontraron durante la campaña?

– En la Argentina usamos la medición en porcentajes. Si la HbA1c es menor a 7%, en general se considera que el paciente está bien controlado. Si el valor es mayor, se replanteará el tratamiento a seguir, teniendo en cuenta, entre otras cosas, de la edad del paciente y la presencia de complicaciones asociadas a la diabetes. Como se vé es un análisis que permite tomar decisiones al profesional y si fuera necesario replantear el tratamiento. Durante la campaña hicimos 32 determinaciones de A1c. De ellos, 13 presentaron valores menores a 7; 18, valores mayore y uno tuvo 7. Así, mientras el 43,7% de los pacientes tenía un buen control de su glucemia, el 56,2% estaba fuera de objetivo. Va a ser muy bueno poder trabajar con estos enfermos con HbA1c elevadas, para poder conseguir que mejoren en el control glucémico.

Silvina Iturralde

Licenciada en comunicación social, especialista en asuntos corporativos y periodista con amplia trayectoria en medios nacionales.