(03-05-2013) Los ODM establecidos para 2015 fueron asumidos en 2000 por 189 jefes de Estado y de Gobierno durante la Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas para reducir la pobreza y mejorar las condiciones de vida de las poblaciones más vulnerables. 

Cuatro de esas metas están relacionadas directamente con la salud (mejorar la salud materna, reducir la mortalidad de los niños menores de 5 años, combatir el VIH Sida, la malaria y otras enfermedades, asegurar un medio ambiente sostenible). 

Sin embargo, varios países exhiben dificultades para cumplir con los objetivos, especialmente con la reducción de la mortalidad materna, teniendo en cuenta las desigualdades existentes al interior de las naciones.  

En este marco, resulta clave garantizar el acompañamiento político para lograr el cumplimiento de los ODM y la definición de la agenda de desarrollo post 2015. También es importante el trabajo intersectorial y con la comunidad que permita impactar sobre los determinantes sociales, tales como los ingresos, la situación laboral, la vivienda, o los niveles de educación, que inciden en las condiciones de vida y en la salud. 

La OPS, una institución internacional creada en 1902 que funciona como oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS), también recomienda la creación observatorios que evidencien las dificultades sanitarias por cada ciclo de vida, grupo poblacional y provincia, de modo que esa información se emplee para la toma de decisiones destinadas a mejorar la calidad del sistema y aumentar la equidad. 

Además, resulta relevante establecer una alianza de todos los actores, tanto dentro como fuera del sector salud, para ratificar el interés de todas las partes de cumplir con las metas del milenio y de definir la agenda posterior al 2015. 

En 2011 se inició un debate mundial para establecer las metas en salud desde 2015 hasta 2030, del cual participó Argentina. En marzo último, el doctor Eduardo Bustos Villar, secretario de Determinantes de la Salud y de Cooperación Internacional del Ministerio de Salud de la Nación y actualmente vicepresidente del Consejo Directivo de la OPS, participó en la consulta global de salud realizada en Botswana.

Como resultado de esa consulta mundial, la OMS y UNICEF publicaron este mes con la colaboración de los gobiernos de Suecia y Botswana un informe que destaca la necesidad de mantener los compromisos de los ODM que no fueron logrados, apuntar a la equidad entre provincias y grupos poblacionales, garantizar el acceso universal en salud, construir metas y acciones sobre la base de la salud como un derecho humano, avanzar en la relación entre salud y desarrollo apuntando a mejorar la gobernanza, llevar acciones intersectoriales que permitan impactar sobre los determinantes sociales y promover la salud para disminuir las enfermedades crónicas y elevar la esperanza de vida sana. 

Otros de los puntos destacados fueron la importancia de trabajar en la equidad mediante la definición de indicadores de impacto que capturen ese resultado deseado y conseguir el acceso universal a la salud, trabajando sobre la gobernanza del sector salud y redes integradas, su financiación, la disminución del gasto de bolsillo, la eliminación de barreras que impiden la llegada de la población a los servicios de salud y la mejora de la calidad de los servicios, con un diálogo y negociación constante con la población para la definición de las metas productivas y su constante monitoreo.

Silvina Iturralde

Licenciada en comunicación social, especialista en asuntos corporativos y periodista con amplia trayectoria en medios nacionales.