El titular de la cartera de Salud lamentó hoy la muerte de la adolescente Marisol Oviedo, quien falleció esperando un trasplante bipulmonar, y expresó que “es un llamado a la conciencia de todos los ciudadanos sobre la importancia del acto de donar órganos”. Añadió que “aunque Argentina viene sosteniendo cifras récords en la materia, todavía nos queda mucho por hacer para no lamentar hechos como éste”.

“Desde el Ministerio de Salud y el Incucai venimos impulsando fuertemente las políticas de procuración, ablación y trasplante de órganos, con importantes avances, pero aún existen muchas personas que esperan la aparición de un donante, por eso -agregó- les ruego a quienes se les presente la oportunidad de donar, que lo hagan, porque estarán optando por la mejor decisión que puede tomar un ser humano: salvarle la vida a otro”.

Manzur precisó que “actualmente en el país se realiza un trasplante cada seis horas, en promedio, y remarcó que “el crecimiento sostenido en el número de intervenciones en los últimos años está directamente relacionado con el fortalecimiento que viene experimentando el sistema público de salud, que ha demostrado sobradamente que está en condiciones de responder con eficiencia en la alta complejidad médica que requieren estos procedimientos”.

Asimismo destacó la “importante mejora de la red pública de servicios de procuración y trasplante en las provincias”.

En 2012 hubo 630 donantes reales de órganos que permitieron que 1.458 personas reciban un trasplante, cifras que representan un récord histórico a nivel nacional, según estadísticas del Instituto Nacional Central Único de Ablación e Implante (Incucai), organismo que depende del Ministerio de Salud de la Nación. Con estos indicadores, Argentina alcanzó una tasa de 15,7 donantes por millón de habitantes, lo que la posiciona a la vanguardia en la región en materia de donación.

La cifra de 1.458 personas trasplantadas durante 2012 representa un alza del 22,3% en comparación con los 1.192 de 2009. En cuanto al número de donantes reales, la suba fue del 26%, al pasar de 500 en 2009 a 630 el año pasado. En el mismo lapso, la tasa de donantes por millón de habitantes evolucionó de 12,5 a 15,7.

El funcionario sostuvo además que “la donación no es solamente un tema de los individuos y sus familias, sino que involucra especialmente a los médicos, quienes tienen la responsabilidad de contener y aconsejar oportunamente a las familias de las personas que están en condiciones de donar órganos”.

Silvina Iturralde

Licenciada en comunicación social, especialista en asuntos corporativos y periodista con amplia trayectoria en medios nacionales.