Mariana Flichman comenzó proponiendo desarrollar preguntas que trabajen es pos de la seguridad del paciente y todos aquellos que realizan tareas en la institución; un programa de reporte de incidentes y situaciones problemáticas y pautas de alarma prediseñadas. 

En materia de internación, habló de la relevancia del Programa de Identificación de Pacientes y planteó el rol del auditor en el trabajo por la seguridad. Flichman reflexionó: “Solo aprendiendo de errores y trabajando en equipo vamos a poder crear seguridad, es una decisión política.” 

En tanto, Palacios planteó aspectos filosóficos de la seguridad que han generado cambios desde 1999. “La seguridad del paciente significa hoy aspectos que se nos escapan a la gestión de los riesgos, que culminan en eventos terribles –dijo y mostró imágenes de un tijera olvidada dentro del cuerpo humano-. Con respecto a esto, detalló aspectos como el facto distracción, los problemas de procesos y de estructuras. 

“Para lo estructural necesitamos millones de dólares y está claro que los procesos son la fuente de la seguridad del paciente. El costo es cero. Hay que monitorear procesos  y seguir con el fin de mejorar. Debemos trabajar sobre errores potenciales, porque el error es una joya que nos permite analizarla”, indicó. 

Pero también puso énfasis en decir que además de la seguridad del paciente, hay que pensar en las seguridad del profesionall. Desde el jefe hasta la mucama deben conversar sobre cómo evitar incidentes de seguridad. “Hay que gestionar también los incidentes, solo el 10 % se reportan.” 

A su turno, Ricardo Otero contó cómo pusieron en marcha los Trigger Tools, que consiste en revisar en las historias clínicas buscando en los medicamentos el asunto adverso. “En las historias clínicas se encuentran los asuntos adversos y hay muchísimos”, concluyó. Y destacó otros aspectos como el lavado de manos, asunto sobre el cual el hospital tiene que hacer una capacitación. 

Como cierre del panel, Manuel Álvarez habló de un hospital informatizado y bromeó:  “No hemos tenido eventos adversos porque no inauguramos”. Más allá de la humorada, detallo como equipo trabaja en la seguridad desde el día en que se concibió el hospital. “Queremos que sea diferente en materia de seguridad con respecto a los otros hospitales provinciales. Uno de nuestros objetivos es no hacer daño al medio ambiente”, expresó. 

El hospital se inaugurará en 2013 y en 2015 integrará la red sanitaria. “Nuestras valores son: 1 seguridad del paciente, 2 respeto por él y por el profesional, 3 honestidad, 4 satisfacción del paciente y los profesional, 5 el profesional”, determinó Álvarez. 

La idea es que el hospital cuente con una red informática total, un hospital informatizado para una mejor comunicación y una mayor seguridad para el paciente.

Silvina Iturralde

Licenciada en comunicación social, especialista en asuntos corporativos y periodista con amplia trayectoria en medios nacionales.