Este artículo aborda dicho tema y para ello consultamos a Beatriz Esposito, Jefa del Equipo de Psicología del Hospital Prof. Dr. Luis Güemes de Haedo. 

En la primera parte del artículo, la Lic. Esposito introduce el tema y cuenta en qué consiste su trabajo. En la segunda parte compartimos una entrevista que BaireSalud mantuvo la profesional con la idea de mostrar más en intimidad la relación con las parejas que participan del trabajo que realiza su equipo de psicólogos. 

Intervención Psicológica en Fertilización Asistida

En los últimos años, la inserción del Psicólogo en los equipos de trabajo dentro del área de salud, se ha convertido en algo  imprescindible debido a la tremenda complejidad que caracteriza al ser humano, así como a la sociedad actual. 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un 6 por ciento de los matrimonios del mundo sufre problemas para concebir naturalmente. En la provincia de Buenos Aires, el 15 por ciento de las parejas tampoco logra embarazos (aproximadamente 300.000). 

Atravesar este tipo de tratamientos, requiere de un nivel de compromiso y de estrés muy elevado  por ambos miembros de la pareja: consultas  médicas, medicamentos, estudios a realizar, a lo cual se suma la presión de la familia muchas veces que, no comprende el porque de tanto esfuerzo, o hacen hincapié en la importancia de la continuación del apellido como modo de preservación de la identidad familiar, todo lo cual es vivido como una presión importante de la cual no se pueden defender adecuadamente y con el transcurso del  tiempo, hace que  estas parejas se vean afectadas por niveles considerables de estrés.

Es por eso la idea de nuestra intervención, por cuanto la variable emocional atraviesa a estas parejas en búsqueda de un hijo, durante todo el transcurso de la misma, incluso desde el intento de acuerdo de la pareja acerca de la posibilidad de efectuar algún tratamiento de este tipo, manifestándose de diversas formas según las características que vaya adoptando el proceso de búsqueda.

Se atraviesa por toda una serie de pérdidas, la principal, la pérdida de la posibilidad de ser padres biológicos, pero hay otras tales como la  pérdida de la gratificación emocional del embarazo y el nacimiento, pérdida de brindar a los abuelos un ñieto consanguíneo, pérdida de la continuación genética enlazando el pasado y el futuro, así como también, pérdida de espontaneidad y libertad en la relación sexual, llegándose hasta la falta de deseo por asociar la sexualidad con el fracaso en el  logro del embarazo.

Surgen diversos sentimientos displacenteros tales como bronca, envidia, sentimientos de inferioridad, de impotencia y desesperanza, hay toda una vivencia de sentirse incomprendidos, así como también presencia de bloqueo emocional e intelectual,  que dan cuenta de la necesidad de contención psicológica.

Además, el abordaje multidisciplinario ha demostrado obtener una respuesta más exitosa que, cuando la asistencia se realiza en forma aislada profesionalmente. 

Modalidad de trabajo

El abordaje  en forma grupal, persigue como objetivo, la identificación con la problemática del otro, brindar información respecto de las emociones placenteras y displacenteras que, experimentan estos pacientes durante el proceso del tratamiento utilizado en cada caso.

El grupo e abierto y funciona los mismos días en que son asistidos los pacientes por el equipo médico, vale decir, martes y viernes. 

La idea es lograr mayor presencia de pacientes, que no se pierdan en la red hospitalaria  y de ese modo, obtener mayor adherencia al tratamiento. 

Con en el hecho de que todos los profesionales asistan los mismos días a esta población de pacientes, también se busca favorecer la comunicación entre profesionales respecto de los mismos.

También tenemos un contacto individual con estos pacientes. La intención es sostener una primer entrevista individual con cada pareja, previamente a la inserción  al grupo, con motivo de detectar pronósticos reservados, ej: episodios depresivos, intentos de suicidio, antecedentes familiares de suicidio, episodios psicóticos, estructuras borderlines, posibles psicosis puerperal, etc.

Por otra parte, no todos los pacientes son agrupables y pueden surgir crisis en algún paciente que, sobrecargarían de malestar al resto de los integrantes del grupo ó incluso alguien puede plantear que, no desea exponerse delante del grupo, lo cual es respetado y se pactan sólo entrevistas individuales.

Cada pareja en búsqueda,  tendrá opción a asistir a tres ó cuatro entrevistas individuales, a los fines de garantizar y  cuidar la privacidad del paciente, brindando opción a más entrevistas si algún caso puntual así lo requiera.

La idea es  efectuar asesoramiento y contención, capturar episodios de ansiedad y/o angustia, tendientes a aliviar la carga de estrés que arrastra la pareja, logrando mayor adherencia al tratamiento, favoreciendo de este modo todo el proceso de asistencia y tratamiento.

Por Lic. Beatriz Esposito, Psicóloga de planta del Hospital Prof. Dr. Luis Güemes de Haedo desde hace 20 años. En la actualidad, es Jefa del equipo de Psicología de dicho hospital que asiste a pacientes en la temática de Fertilización Asistida con la colaboración de la Lic. María De Giuli. 

 
Entrevista a Beatriz Esposito

¿En qué momento se inicia el trabajo de apoyo del equipo de psicólogos con las parejas? (es decir, antes de iniciar el tratamiento, una vez iniciado,etc)

La pareja es citada una vez que tuvo la primer consulta con el médico; al iniciar los estudios previos al tratamiento, se otorga turno para la primer entrevista individual y se convoca al trabajo en grupo de apoyo psicológico.

¿Cuánto dura este trabajo de apoyo?

Brindamos la posibilidad de sostener 3 ó 4 entrevistas individuales por pareja, pero han aparecido ciertos estallidos de crisis en algunas parejas, entonces con ellas estamos trabajando más tiempo, de modo tal de efectuar contención e intentar reencauzarlos en su proyecto de pareja. Surgió un caso, por ejemplo, en que el esposo abandona a la mujer cuando ve que ésta inicia tratamiento por fertilidad; entonces lo convoqué a una entrevista y lo que escuché es que, en realidad, él no deseaba tener hijos porque ya tenía tres de su matrimonio anterior. Ella, en cambio, desea fervientemente ser madre, siendo esto su principal objetivo en la vida, con lo cual, necesariamente entraron en choque. Brindé a esta pareja un espacio como para poder trabajar la problemática. Se logró que vuelvan a convivir, pero ahora se están replanteando si la posibilidad de convertirse en familia atenta contra la continuidad de la pareja. Ella está muy enamorada de él y no lo puede dejar. Por otra parte, él tampoco quiere adoptar, sostiene de alguna manera una postura egoísta. Así que estamos viendo qué se puede hacer ante esta situación. 

¿Participan varias parejas de las reuniones de apoyo, es decir, se trabaja en grupo, de a una pareja sola, con solo un integrante de la pareja?

Al grupo asisten varias parejas que varían en cantidad, pues el grupo tiene la particularidad de ser abierto y, además, está en continuo movimiento, ya que continuamente van llegando parejas nuevas. Generalmente hay más presencia femenina, por cuanto el hombre está más sujeto a responsabilidades laborales. El lineamiento que impartimos es que asista el que pueda, pero cuando pueden venir ambos miembros de la pareja se da una dinámica más interesante. Y obviamente, se estimula esta opción. Asisten en promedio entre 20 y 40 personas por encuentro aproximadamente.

¿Cuándo funcionan los grupos?

Hay dos días de funcionamiento de los grupos, los Martes 11,30 hs y los Viernes 9 hs. Cada pareja elije qué día desea ó puede asistir.

¿Desde cuándo su equipo brinda este servicio y cuántas parejas han sido asistidas hasta la actualidad? 

Este tipo de asistencia funciona desde la aprobación de la ley de fertilización asistida en hospitales públicos y ya han sido asistidas 75 parejas. Cuento con la valiosa colaboración de la lic. María Marta De Giuli, con quien comparto una actitud de mucho compromiso respecto de esta población que asistimos.

¿Por lo general, con qué expectativas se acercan las parejas a participar de las charlas y con qué percepción se van?

Se acercan con niveles de ansiedad muy elevados, con toda la ilusión y la esperanza de poder acceder a la paternidad. Generalmente, se van con muchas pilas, con la energía que genera el grupo, pero a la vez con un criterio de más realidad, ya que la posibilidad de éxito de estos tratamientos oscila alrededor del 40 % y me encargo de reiterarlo toda vez que puedo para evitar que los vaivenes emocionales sean tan intensos cuando el intento da un resultado negativo.

¿Cómo se enteran o cómo se acercan a participar de las charlas de contención psicológica? ¿Tienen algún costo económico? ¿Dónde pueden informarse los interesados al respecto?

La gente, mayormente es derivada por el equipo médico, pero muchos llegan por recomendaciones de alguien que ya recibe asistencia psicológica, la cual es totalmente gratuita, tanto las entrevistas individuales como la asistencia grupal.

Para quien desee información, hay un celular al cual pueden llamar cualquier día de la semana e interiorizarse: 15-4414-8264

¿Está comprobado que el apoyo psicológico mejora la adherencia de los tratamientos?

Absolutamente, creo que todos los equipos de salud debieran contar con un psicólogo ya que, si bien el ser humano es prioritariamente racional, es atravesado de manera continua por la variable afectiva, la cual condiciona la conducta a adoptar también con respecto a los tratamientos, abandonar ó continuar. En pocos días, pasan de la ilusión y el sueño más grande que puede tener una persona, que es tener un hijo, al  tremendo desencanto de un resultado que arroja negativo. Se trabaja fomentando la resistencia, intentando aliviar la carga de estrés con que cargan estas parejas ya que se ven expuestas a muchos estudios y técnicas desagradables. 

¿Cuál cree usted que es el o los principales aportes de la contención psicológica a las parejas que buscan concebir?

Personalmente, creo que el principal aporte pasaría por la contención de las ansiedades que, va generando este proceso de búsqueda, ayudarlos a  interpretar correctamente la realidad, convocarlos a que piensen en términos de proyecto y de familia, reforzar su sistema defensivo,
afianzar su sistema de valores y acompañarlos en todo este recorrido de búsqueda, promoviendo respuestas saludables.

Silvina Iturralde

Licenciada en comunicación social, especialista en asuntos corporativos y periodista con amplia trayectoria en medios nacionales.