Una investigación realizada por investigadores europeos ha dado un gran paso adelante en el conocimiento de la diabetes mellitus tras descubrir un tratamiento para una enfermedad rara relacionada. El equipo, dirigido por científicos de la Universidad de Mánchester (Reino Unido), descubrió nuevos tratamientos para combatir el hiperinsulinismo congénito (HC), una enfermedad infantil rara y potencialmente mortal clínicamente opuesta a la diabetes mellitus.

El estudio, publicado en la revista Diabetes, se llevó a cabo en hospitales de Bélgica, Francia y Reino Unido. El HC se produce cuando el páncreas produce demasiada insulina, mientras que el origen de la diabetes mellitus es el opuesto. En las células productoras de insulina sanas del páncreas, un reducido grupo de proteínas ejerce de interruptores que regulan la segregación de insulina. Cuando estas proteínas no funcionan adecuadamente, las células pueden segregar insulina en cantidades insuficientes, provocando diabetes mellitus, o bien demasiada insulina, desembocando en hiperinsulinismo congénito.

La efectividad de los tratamientos actuales contra el HC es baja, y los pacientes que la sufren con gran intensidad suelen precisar la extirpación del páncreas. «El HC provoca concentraciones de glucosa en la sangre peligrosamente bajas que pueden dar lugar a convulsiones y daños cerebrales si no se tratan adecuadamente. Es una enfermedad compleja provocada por defectos genéticos que mantienen activas las células productoras de insulina cuando deberían desactivarse», comentó la Dra. Karen Cosgrove, una de las investigadoras principales, de la Facultad de Ciencias de la Vida de la Universidad de Mánchester.

En este estudio, los investigadores trataron células en condiciones especiales para que recuperasen la función de interruptor interno que regula la segregación de insulina. Estos experimentos son los primeros en mostrar la posibilidad de invertir los efectos de defectos genéticos en células productoras de insulina humanas.

La Dra. Cosgrove explicó que este trabajo se sustentó en investigaciones anteriores a cargo del mismo equipo sobre cómo los defectos genéticos provocan la segregación incontrolada de insulina en los pacientes. «Hemos extraído células de pacientes mediante cirugía y demostrado que en algunos casos es posible corregir los defectos de las células descontroladas.» Aunque menos frecuente que su opuesto clínico más conocido, el HC se produce en alrededor de 1 de cada 25.000 a 50.000 nacimientos. Constituye la causa más frecuente de hipoglucemia en recién nacidos y niños, según la información publicada por la organización sin ánimo de lucro Congenital Hyperinsulinism International. Puede provocar daños cerebrales en hasta el 50% de los niños que la padecen si no se diagnostica o si su tratamiento no surte efecto.

Existen muchas razones por las que se produce esta enfermedad, entre ellas defectos genéticos o complicaciones durante el parto como sufrimiento fetal agudo por falta de oxígeno al cerebro o parto prematuro. También puede provocar discapacidades del aprendizaje, parálisis cerebral o ceguera. Los hallazgos de este estudio serán útiles no sólo para los pacientes de HC, sino también para aquellos con diabetes mellitus, pues se espera que motiven progresos en el tratamiento de esta afección.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 220 millones de personas en todo el mundo padecen diabetes mellitus y más del 80% de las muertes causadas por esta enfermedad se producen en países de renta media o baja. La OMS predice que para 2030 se habrán duplicado las muertes por diabetes mellitus en comparación con las cifras de 2005. La aparición de diabetes mellitus de tipo 2 puede estar provocada por una dieta desequilibrada, falta de ejercicio físico, obesidad y consumo de tabaco. La diabetes mellitus aumenta considerablemente el riesgo de padecer enfermedades cardíacas e ictus, y la mitad de los diabéticos mueren a causa de enfermedades cardiovasculares.

Esta patología también está relacionada con otras enfermedades como la fibrosis cística; de hecho, uno de los fármacos utilizados en el estudio del HC se encuentra en fase de ensayos clínicos para tratar a pacientes que sufren esta enfermedad. Los investigadores confían en que estos descubrimientos den paso a más avances que mejoren las vidas de los pacientes de HC, diabetes mellitus y fibrosis cística en todo el mundo.

FUENTE:CordisNoticias

Silvina Iturralde

Licenciada en comunicación social, especialista en asuntos corporativos y periodista con amplia trayectoria en medios nacionales.