La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS) comenzaron esta mañana con una jornada de paro en hospitales públicos para reclamar un aumento salarial del 28 al 30 por ciento.

“Pedimos un salario que equipare la canasta familiar básica. A nivel nacional eso está fijado en 5.600 pesos”, indicó Carlos Altamirano, de UTS.

Esta tarde, los trabajadores harán una asamblea y analizarán nuevas medidas de fuerza.

Por el momento, el paro tiene acatamiento dispar en la Maternidad provincial, el Hospital de Niños, el Hospital Materno Neonatal, el Hospital Tránsito Cáceres de Allende y el Hospital Misericordia.

Según Altamirano, la medida de fuerza alcanza también a los hospitales de Villa María, Río Cuarto, Bell Ville, Santa Rosa de Calamuchita, Domingo Fúnes, Jesús María y Cruz del Eje.

Funcionan las guardias mínimas.

FUENTE:La Voz del Interior

Silvina Iturralde

Licenciada en comunicación social, especialista en asuntos corporativos y periodista con amplia trayectoria en medios nacionales.