¿Por qué es importante que el IOMA forme parte de un sistema solidario de salud?
Porque estos sistemas tienen una impronta muy particular: dan protección universal al afiliado, que aporta según el sueldo que reciba. Lo interesante es que al momento de una necesidad en salud, el afiliado recibe en proporción a lo que necesita. El hecho de que hoy el gobernador de la provincia de Buenos Aires tenga el mismo plan de salud que cualquiera de los trabajadores de la administración pública provincial o municipal, me parece que es una fortaleza extraordinaria. Esto es mirar a las personas de forma integral y con una equidad en el sistema que pocos garantizan; sin embargo, este principio básico lo tiene nuestra organización. 

En la actualidad, ¿cuál es la situación económica y financiera del IOMA?
Los aportes del IOMA están en el orden del 9.6% del salario que recibe un empleado público. Esto es lo que consolida el presupuesto y desde hace ya varios años el Instituto no requiere de ningún tipo de aportes del Estado, aunque la ley establece que ante una situación deficitaria de la Obra Social el Estado, en carácter de subsidio, tiene que cubrirlo. Sin embargo nosotros, como parte integrante del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, consideramos que lo mejor que podemos hacer es mantener un equilibrio económico y financiero saneado. Que sea el aporte de los trabajadores lo que sostenga el sistema. Cabe aclarar que esto fue posible dado la política del gobernador Daniel Scioli, de realizar en blanco todos los aumentos salariales, lo que permitió recuperar la economía del Instituto e ir poniéndonos al día, a lo largo del año, con una demora que tuvimos en los pagos durante 2009. Esto fue consecuencia de una deuda atrasada que tenía el IOMA, de casi un mes, con todo el sistema prestacional. Hoy finalizamos el año con una devolución del 60% y manteniendo un equilibrio económico financiero muy estable, como para comenzar con plazos financieros históricos y una tranquilidad en la economía en 2011. 

¿Cuál es la relación del IOMA con las diferentes entidades prestadoras?
Siempre IOMA ha tenido buena relación. Desde su constitución como Obra Social, el Instituto establece todos los contratos en la provincia de Buenos Aires a través de las entidades que representan a los médicos, clínicas, bioquímicos, odontólogos, kinesiólogos, etc., y siempre hubo una muy buena relación. De todos modos, en particular en esta etapa, notamos que la línea que trazamos en política institucional es muy bien recibida y acompañada por las instituciones. La parte médica se ha sumado a una línea que establecimos como política institucional: la prevención de las enfermedades.

Tenemos un IOMA que cuida mucho los protocolos de las enfermedades, actúa muy bien con las prestaciones del segundo y tercer nivel, la alta complejidad, y tiene un rol sanitario muy importante en el cuidado de la salud de la población. Esto significa trabajar sobre la calidad de vida con campañas de promoción de la salud, adelantándonos tempranamente. Por eso, para nosotros la promoción de la salud y la detección temprana de enfermedades es parte fundamental de nuestra política institucional. 

¿Qué aspectos están trabajando en materia de prevención?
Uniéndonos a las políticas públicas diseñadas por nuestro ministro de Salud de la provincia, Alejandro Collia, con quien nos sentimos orgullosos de contar por el conocimiento que tiene de la provincia y el acompañamiento que nos brinda en nuestra gestión, en el piso 13 del IOMA Central establecimos un sector de especialistas que constituyen la Unidad de Prevención. Más allá de las campañas, que tenemos muchas y muy importantes, tienen la misión de articular los programas existentes, tratando de revitalizarlos y, en algunos casos, relanzarlos; además de trabajar sobre la incorporación de otros nuevos. Algunos ejemplos son: el de Cáncer Bucal, Accidente Cerebrovascular, Salud Renal, Prótesis Social, Primer Molar Definitivo, Plan Mami y un montón más. 

Creemos mucho en la participación del afiliado, en el conocimiento que le brindemos y en la necesidad de que nuestros programas de promoción intenten cambiar los hábitos y las costumbres, potenciando el cuidado del paciente por si mismo. Los programas pueden ser muy innovadores e importantes, pero la adhesión pasa a ser fundamental. No es que la Obra Social puede imponer lo que las personas tienen que hacer, sino que la importancia está en comunicar y que los afiliados entiendan que si pueden cambiar hábitos están ganando en salud. Esto permite estar en mejores condiciones físicas y tener una calidad de vida más elevada. Para nosotros la Unidad de Prevención es muy importante como eje político.

Próximamente, en el primer trimestre de 2011, comenzaremos a trabajar en Cáncer de Mama y Cuello Uterino; mientras que en el segundo semestre abordaremos el Cáncer de Colon. No es que la Obra Social no brinde actualmente cobertura y todas las prestaciones ante estas patologías; sino que estamos cambiando la forma de llegar al afiliado para que conozca sobre la enfermedad y la prevenga o detecte tempranamente. 

Retomando el tema de la relación con las Entidades, ¿cómo se encuentra IOMA, comparativamente con otras pre pagas u obras sociales, en relación al valor de la consulta que abona a sus profesionales?
Hay dos aspectos importantes, uno es el valor de la consulta en sí misma y otro el de los plazos financieros, como mencionaba hace un instante. En el primer caso, nosotros en este momento pagamos por la consulta médica el valor más alto del país, considerando todas las obras sociales que conforman la seguridad social en Argentina. Tenemos tres categorías y bono de atención: la básica o A, la B y la C, esta última aplica a un profesional que ya tiene muchos años de experiencia en su especialidad. Hoy la categoría A cobra 42 pesos; la B, 56; y la C, 68. A uno como médico y financiador le gustaría pagar siempre lo mejor y es lo que entablamos en las negociaciones permanentes que vamos realizando con la parte médica. Nosotros hemos podido regularizar los pagos y todos los meses estamos abonando un 100% de la tarea realizada. El año pasado sufrimos un desfasaje en esta relación y hubo un atraso financiero, que como decía fuimos resolviéndolo a lo largo del año. Lo importante es que pudimos restablecer un cronograma de pago. 

Considerando que los pagos están al día y que el IOMA ofrece uno de los valores más altos del mercado, ¿por qué algunos médicos incurren en el llamado “cobro indebido”?
El cobro indebido no solo le está pasando al IOMA sino que también lo sufren PAMI y otras obras sociales. Esto no lo digo para que por el hecho de ser así se piense que no vamos a hacer nada. Al contrario, enfrentamos los cobros indebidos y cuando lo detectamos suspendemos al profesional o lo expulsamos. En todos los casos, tomando medidas muy serias. Creemos que esta actitud es una falta de respecto hacia el afiliado, un abuso innecesario del sistema y, por otro lado, un delito. Esto último por lo que significa el fraude sobre un trabajador que sostiene a la Obra Social, que a su vez contrata a los profesionales a través del IOMA y de las entidades médicas. Además, el profesional cuando ingresa a trabajar sabe cuáles son las condiciones. Aquel que no está de acuerdo tiene el derecho de irse, mientras que quien esté dentro del sistema y desee seguir trabajando con estos 1.826.000 afiliados, tiene que cuidarlos, protegerlos y respetarlos. El “cobro indebido” también es un delito  porque aquellos que no dan recibo cometen evasión fiscal y nosotros estamos trabajando con el ARBA para denunciar los casos donde se constate este accionar. Lo que le pedimos a los profesionales es que cuiden muchísimo su lugar, porque el aporte que hace el IOMA como pago de la actividad profesional es muy importante para cada uno de ellos y sus familias. En muchos casos representa entre un 40 y 60 por ciento de sus ingresos.

Por todo ello, seremos implacables en la lucha del cobro indebido y esta posición que tomamos con nuestro Directorio está acompañada por los 24 gremios que conforman el Consejo Asesor Gremial de la institución y por las entidades médicas – FEMEBA, FEMECOM, Agremiación Médica Platense, etc.- 

¿Cómo afecta al IOMA la judicialización de la salud? ¿Con qué herramientas afrontan la problemática?
Esta problemática no es exclusiva del IOMA, sino del  sistema de salud en su conjunto. Estamos ante una sociedad conflictiva y lo concreto es que se ha instalado una judicialización, en donde muchas veces pareciera que algunos jueces decidieran co administrar las obras sociales. Con esto me refiero a dictaminar ciertas medidas cautelares, que muchas veces no responden a la evidencia científica, al conocimiento o a los protocolos internacionales.

En estos casos podríamos hablar de cierta irresponsabilidad en las decisiones, aunque estamos completamente de acuerdo en que la justicia debe garantizar el derecho a la salud y si la Obra Social, por cualquier motivo, incumplió en dar algo que corresponde somos los primeros en pedir disculpas y responder al problema ocasionado. Ahora, cuando la Obra Social actúa correctamente, considerando lo que enseña la ciencia, el campo académico y las universidades, no se entiende cómo un a medida cautelar decide otorgar una marca determinada no abalada por la evidencia científica. Nosotros no nos manejamos pensando si los costos son altos o bajos, o si el gasto será importante. No, nosotros discutimos las prestaciones que corresponden de acuerdo a la necesidad del paciente y a lo que enseñan los protocolos médicos. Si corresponden, nadie discute nada, es lo que se debe hacer. Debatimos en base a lo establecido por los consensos internacionales, la ciencia, el Ministerio de la Nación y el Provincial. En esa línea seguiremos trabajando porque hablamos de sistemas solidarios, que deben tener equidad e igualdad para todos los afiliados.

Por todo esto, sostenemos que la judicialización de la salud es un tema ya instalado, por lo cual estamos tratando de llevar a cabo diversas acciones. Una de ellas, ya implementada, fue generar distintos espacio a los cuales vamos a contar y exponer los alcances de la Obra Social. Hemos hablado con los jueces para contarles que el IOMA es de los trabajadores y, si bien estamos en la estructura pública, no somos parte del Ministerio de Salud, tenemos nuestras limitaciones y responsabilidades. Nos hemos reunido con la Asociación de Secretarios de los Jueces, para ponernos a su disposición.

En tanto, la semana pasada aprobamos la implementación de la Unidad de Resolución de Conflictos en Salud, en donde con distintas técnicas de mediación, contención y análisis de casos, apuntamos a achicar la brecha de conflicto con nuestros afiliados. Para nosotros esta Unidad empieza a operar como un piloto en La Plata, pero el objetivo es extenderla a toda la provincia. El área está conformada por un equipo multidisciplinario de especialista -abogados, psicólogos, médicos- que pueden asistir a cualquier afiliado, de manera gratuita, para encontrar una salida más rápida a su problemática.

En marzo de 2011 también lanzaremos el curso de Mediación en Salud, organizado por la Obra Social, con apoyo de la UNLP, el Poder Judicial, Colegio de Abogados, etc. Este curso está dirigido a todos los actores del sector y es abierto tanto hacia adentro como afuera del IOMA. La idea es genera cada vez más debate, conocimientos y herramientas para disminuir la conflictividad. 

IOMA, en este momento, tiene la presidencia del COSSPRA, ¿cuáles han sido los principales logros obtenidos?
IOMA el año pasado, gracias a una gestión muy importante que realizó nuestro ex presidente Javier Mouriño, trazó una serie de lineamientos que llevaron al Instituto, por primera vez en su historia, a presidir el Consejo de Obras y Servicios Sociales de la República Argentina (COSSPRA). Esto es un honor y un compromiso muy importante, porque sobre un universo de 6.300.000 afiliados de toda la administración pública del país, IOMA representa a 1.826.00.  Presidir el COSSPRA significa cuidar el sistema solidario y compartir realidades totalmente diferentes con todas las provincias, mirando al sistema con un concepto federal, considerando las necesidades de cada provincia y aportando la experiencia que tiene cada una.

Durante esta gestión, hemos tomado dos ejes de articulación: uno es potenciar la actividad regional, las provincias se reúnen a través de cinco regiones compartiendo las problemáticas comunes. El otro fue constituir el Comité Técnico del COSSPRA, que permite analizar problemáticas comunes de salud y, a través de un convenio generado con la Universidad del Litoral, contar con documentos de análisis académico y científico, a nivel de protocolos y valores, para que cada Obra Social pueda tener herramientas al momento de resolver determinados trámites o situaciones conflictivas.

Otro aspecto que nos propusimos como COSSPRA fue integrar la mesa de trabajo del Ministerio de Salud de la Nación. Realizamos un aporte a la Superintendencia de Salud y estamos trabajando en conjunto en el Programa Médico Obligatorio por Regiones. Esto es algo innovador. El superintendente Ricardo Bellagio anunció que el nuevo diseño del PMO tendrá en cuenta este aporte que hizo el COSSPRA, para tener una mirada regional sobre determinadas problemáticas. A su vez, estamos articulándonos con el sistema informático peri natal de la Nación para poder trabajar sobre planes de mortalidad infantil a nivel nacional, aportando la respuesta de todos nuestros centros prestadores y de los más de 6 millones de afiliados que abarca el COSSPRA. 

El 3 de diciembre es el Día del Médico, ¿cuál es su mensaje para ellos?
Para los que somos médicos esta fecha es como cumplir años y recordar cuando uno estudiaba con qué decisión, compromiso y convicción lo hacía. Y lo bueno es que a medida que pasan los años, en donde uno esté, pueda sentir esa vocación de servicio por los demás. Recordar  y renovar los fundamentos por los cuales sentimos esa vocación de seguir una carrera tan apasionante. Deseo que nunca nos olvidemos del objetivo primordial, que es el ser humano y el hecho de trabajar sobre su calidad de vida. Ayudar a que la gente pueda protegerse y conservar el estado de salud, esto será lo que nos revitalice en la labor del día a día. Los que estén en un consultorio, en una clínica o, como es mi caso, dirigiendo un sistema de salud solidario, no debemos olvidarnos nunca que nuestra tarea apunta a que otros puedan contar con nosotros en un momento difícil, como es una enfermedad, y que nuestra contención puedan hacerlos sentir mejor.

Silvina Iturralde

Licenciada en comunicación social, especialista en asuntos corporativos y periodista con amplia trayectoria en medios nacionales.