En este escenario, la India se posiciona como el mayor productor mundial de medicamentos falsificados y de baja calidad, seguido de China. La mayoría de las falsificaciones en estos países son de medicamentos genéricos. 

Los expertos indican que el problema se agrava aún más debido a que los falsificadores no se limitan al mercado interno indio, sino que exportan a otros países en vías de desarrollo, principalmente africanos. A esto se suma que los delincuentes están logrando reproducir logotipos, envases, hologramas e incluso códigos de barras, con altísima fidelidad de los originales de productos de compañías conocidas. 

No obstante, pese a las estimaciones, es difícil establecer exactamente el impacto del mercado de las falsificaciones. 

Según indicadores del Gobierno indio, el índice de medicamentos falsificados que circulan en el país es del 0,4%; otras estimaciones independientes, sin embargo, sostienen que el mercado de las falsificaciones fluctúa entre el 12% y el 25%. 

La reacción del Gobierno indio contra las organizaciones de falsificadores, fue endurecer la Lay en lo que respecta a los juicios contra los falsificadores (hay sentencias de prisión perpetua) y ofrecer recompensas a los que aporten datos válidos para colaborar con la captura de los falsificadores. 

Advertencia 

Durante la última reunión Asamblea Mundial para la Salud de OMS llevada a cabo en Ginebra, en mayo de este año, se advirtió sobre el aumento del flagelo. Se destacó que el tráfico de medicamentos falsificados afecta principalmente a los países pobres y en vías de desarrollo que a las naciones ricas. 

«Ponen en peligro la vida  de la gente por el uso de productos médicos que pueden contener una cantidad excesiva, insuficiente o, incluso, un principio activo equivocado, además de sustancias tóxicas», dijo Margaret Hamburg, directora de la FDA (administración de alimentos y fármacos de Estados Unidos). 

La funcionaria dijo, también, que el problema de la falsificación “es cada vez más compleja, a mayor escala y de más alcance geográfico”. 

En 2009 se registraron 1.693 casos de medicamentos falsificados. El estudio, presentado en la Asamblea de la OMS, fue realizado en base a datos aportados por las empresas Bristol-Myers Squibb, Roche, GlaxoSmithKline y Sanofi-Aventis. 

Otros datos, en este caso el último informe de la ONG  International Policy Network, revela que sólo el uso de antimaláricos y antituberculosos ilegales provoca la muerte de 700.000 personas en el planeta. 

FUENTE: The Washington Post / elmundo.es  

Silvina Iturralde

Licenciada en comunicación social, especialista en asuntos corporativos y periodista con amplia trayectoria en medios nacionales.