El estudio mostró beneficios también en pacientes mayores de 65 años o que presentan comorbilidades.

Añadir el antiangiogénico Avastin (Bevacizumab) a la quimioterapia permite una mediana de supervivencia global de 14,6 meses en pacientes con cáncer de pulmón no microcítico no escamoso en fase avanzada, -el más común entre los carcinomas pulmonares-.

En este sentido, Bevacizumab permite beneficiar a un extenso rango de pacientes dado que se puede combinar con un amplio abanico de quimioterapias de uso habitual en la práctica clínica.

Esta ambiciosa investigación internacional, -que ha contado con más de 2.000 pacientes de todo el mundo-, ha tenido una amplia presencia española, -202 pacientes pertenecientes a 43 hospitales-, lo que la convierte en el ensayo más extenso realizado en nuestro país con una terapia antiangiogénica en pacientes con cáncer de pulmón.

La doctora Pilar Garrido, jefe de Sección del Servicio de Oncología Médica del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, coordinadora de este estudio en España, asegura que «los resultados definitivos de este ensayo fase IV confirman los datos de seguridad y eficacia de los dos estudios de registro y ponen de manifiesto el beneficio de añadir Bevacizumab al tratamiento con quimioterapia estándar en pacientes seleccionados».

A pesar de la existencia de trabajos anteriores, -que avalan la opción de añadir el antiangiogénico a la quimioterapia-, uno de los puntos fuertes de este ensayo es que se ha realizado en condiciones de uso más cercanas a la práctica clínica habitual. Es decir, utilizando el fármaco también en pacientes con edad avanzada o con un estado general no tan bueno como el que suelen tener los pacientes incluidos en un ensayo clínico.

Tal y como indica la doctora Garrido «gracias al SAiL sabemos que el uso combinado de Bevacizumab con quimioterapia de primera línea seguido de Bevacizumab de mantenimiento en pacientes seleccionados con carcinoma no escamoso de pulmón avanzado puede incorporarse a nuestra práctica clínica habitual. Asimismo, nos abre la posibilidad de utilizarlo con otros regímenes de quimioterapia».

En lo que respecta a seguridad, el estudio confirma igualmente que el uso de este fármaco no se asocia a una toxicidad inesperada o distinta de la ya conocida, incluso en pacientes mayores de 65 años en los que se realizó un sub-análisis. Según esta experta, «era preciso tener más información sobre la toxicidad en este segmento de edad. En este sentido, no se han observado complicaciones inesperadas, lo que avala su uso, también en esta población mayor, siempre y cuando se realice de inicio una correcta selección de pacientes».

Acerca del estudio SAiL

El SAiL es un estudio internacional, multicéntrico y abierto, diseñado para determinar la seguridad y eficacia de utilizar Bevacizumab más quimioterapia en condiciones de práctica clínica habitual. Participaron pacientes no tratados previamente con cáncer de pulmón no microcítico, no escamoso, localmente avanzado, metástasico o recurrente. Fueron tratados con Bevacizumab (en dosis de 7,5 o 15 mg/kg cada tres semanas) más quimioterapia estándar (hasta seis ciclos) seguido de Bevacizumab en monoterapia hasta la progresión de la enfermedad.

Los resultados del estudio fueron publicados en The Lancet Oncology.

Fuente: Roche España

Silvina Iturralde

Licenciada en comunicación social, especialista en asuntos corporativos y periodista con amplia trayectoria en medios nacionales.